viernes, 18 de mayo de 2012

ESCAPADA A LOURDES

Así es, del 12 al 16 del corriente hemos hecho una escapada a este bonito lugar, situado en el pirineo francés. Es la primera vez que voy como peregrina y tengo que agradecer a los miembros de la organización, el buen servicio que de ellos hemos recibido todos.
Al día siguiente de nuestra llegada nos anunciaron que vendría el Obispo de Vic a tomar café con el grupo de la ONCE que éramos 10 ó 12. Yo me quedé que no sabía que hacer pues nunca me había visto en una situación parecida y, la verdad es que me daba un poco de corte ya que no sabía cómo debía expresarme, pero tampoco podía despreciar la atención del señor Obispo hacia nosotros, así que acompañé al grupo mencionado.
Fue una reunión inolvidable con la que pude comprobar la sencillez y el agrado con el que nos saludó a cada uno de nosotros transmitiendo paz y amor en cada una de sus palabras.
Parecía que nos conocíamos de toda la vida y yo, que no me pienso mucho las cosas, me levanté de la silla y me fui hacia él con mi último escrito que llevaba en borrador porque no me dio tiempo a terminarlo. Se lo di para que lo leyera a los presentes y así lo hizo, felicitándome posteriormente.
 
Ese escrito dice así:
 
 

EL PEREGRINO

 

Andaba un peregrino

camino de la gruta,

con la mochila a la espalda

y en la mente una pregunta.

 

¿Existirán los milagros?

 

La respuesta la encontró

al llegar a la explanada,

en la fe y devoción

de los fieles que allí se hallaban;

que a los pies de la Señora

oraban con fervor

pidiendo misericordia

para aliviar su dolor.

 

La esperanza nunca se pierde

y la fe mueve montañas,

el peregrino a ellos se unió

y a la virgen le rezaba:

 

Ruega por nosotros,

madre de Dios Divino

e ilumina con tu luz

las tinieblas del camino.

Ruega por los enfermos,

por mi familia y amigos,

por los débiles y hambrientos

para que encuentren lo que han perdido.

Salud y trabajo,

fe y esperanza,

amor y respeto...

Ellos necesitan tu gracia.

Y a mí, dame fuerzas para seguir,

paciencia para aguantar

el sacrificio que me ha tocado vivir,

con el peso de la enfermedad.

 

Y el peregrino encontró

aquello que buscaba,

conformidad para sus males

y fuerzas que le acompañara

floreciendo en su ánimo

el fruto de la oración,

haciéndose el milagro

mientras recibía su bendición.

 

Piedad Martos Lorente.

13 comentarios:

Piedad dijo...

Os doy las gracias a todas las que habeis pasado por la entrada anterior por vuestros comentarios, vuestras visitas son el alimento de este espacio.
Gracias otra vez... y un fuerte abrazo.

rosa mis vivencias dijo...

Hola, Piedad.
Me alegro mucho saber que estos días en Lourdes os lo pasarais tan bien, cambiar de aires siempre van bien y, sobre todo para renovar energías, en tu caso, siempre positivas.

La poesía que has escrito es precisa, después de leerla no me extraña que el Señor Obispo te felicitara por ella.

Un beso.
Rosa.

Beatriz dijo...

Que buen poema y que lindo debe haber estado ese viaje. Felicitaciones y buen fin de semana

Blanca dijo...

No me extraña que le gustara!!
Es preciosa la forma, el mensaje llega a lo más hondo!
Besos, Piedad.

reser dijo...

Piedad, me alegra que disfrutases de unos días de paz y reposo en el precioso valle de Lourdes. El poema es precioso y muy emotivo. Se nota que escribes desde el alma.
Abrazos.
Roser

reser dijo...

Piedad, me alegra que disfrutases de unos días de paz y reposo en el precioso valle de Lourdes. El poema es precioso y muy emotivo. Se nota que escribes desde el alma.
Abrazos.
Roser

Cheli dijo...

Me alegra que hayas disfrutado de tu visita a Lourdes y que regreses con energías renovadas. Como dices en tu poesía, la fe mueve montañas y es lo que ayuda a superar los obstáculos de la vida.Un abrazo.

Tomi dijo...

Hola Piedad, me alegro que vengas tan contenta de tu viaje a Lourdes, no me extraña que te haya salido ese poema tan bonito y que explica el sentir de todas las personas que van allí con la esperanza y la fe de que la virgen alivie sus males o a dar gracias por alguna mejoría. Debe ser emocionante.

Un abrazo
Tomi

Chanel dijo...

Das unas energías grande con solo entrar a tu blog, hace mucho que no venia pero ando ocupada
Muchos Besos

Driada dijo...

Pues nada.... ya estamos en casita.
Mira que eres!!!! no te cortas ni delante de un obispo,
( es broma ). Me puedo imaginar al señor mitrado, con su carita de afable que es la que se debe poner en esas ocasiones ..... bueno , pero es que a mi los señores de la iglesia no son de mi agrado, ya sabes.
Lo importante es que te lo hayas pasado bien y que si ganas tenías de hacerlo y lo has hecho , eso es saber vivir la vida que se nos ofrece.
Ah ! mis felicitaciones por esa ventana que habéis abierto a traves de la red con todos vuestro escritos y con los tuyos en particular. Una idea fantastica.
Un abrazo

Sabela dijo...

Me alegro que disfrutaras de ese maravilloso viaje a Lourdes, seguro que viviste esa emoción que transmites con tu poesía tan linda, muchas gracias por compartirla. Todavía no leí tu libro, pero si lo tengo en el ordenador, al principio no podía llegar a él, pero gracias anlace de Conchi y al buen hacer de Abraham se pudo hacer la compra.
Abrazos.

Conchi dijo...

Piedad, con unas cosas y otras se me habñia pasado venir a visitarte. Sabrás disculparme, ¿verdad? Tú sabes que no me olvido de ti.
Al leerte me he acordado de mi madre que una vez fue a visitar la virgen de Guadalupe y se tropezó con un sacerdote y se va para él y le dice: mire usted, ¿ustedes no podrían vender una de estas lámparas y darnos el dinero para arreglar la iglesia de nuestro pueblo que es muy pequeña y se está cayendo? El hombre, extrañado, le respondió que lo consultaría. Y ella venía tan contenta. Recuerdo cómo me lo contaba. Otro día cogió el teléfono y llamó al obispo, jaja, por supuesto que no habló con él, le pusieron al vicario, y todo para arregñar la iglesia. Ella hace cuatro años que murió y la iglesia aún no se ha hecho, pero eso sí, han tirado la vieja. Algo es algo.

Bueno, amiga, me alegro que pasarias esos días muy bien y que tuvieras la experiencia con el señor obispo. Tu poema es precioso y me ha emocionado el leerlo. Muchas gracias por compartirlo.

Te mando un abrazo muy grande para ti y otro para Rafael. Que nunca nos falten esas fuerzas...
Conchi

Mariaisabel dijo...

Mi querida Piedad, que ilusión me ha hecho tu entrada!
Además, este poema tan bonito, eres genial, amiga mía.
Me alegro que te sintieras feliz en esa peregrinación, pues cuantas veces he comentado en mi blog todo lo que siento cuando viajo a ese lugar maravilloso.
Un gran abrazo, con mucho cariño
Mariaisabel