jueves, 10 de enero de 2019

DESPUÉS DE FIESTAS...

Espero y deseo que hayáis tenido felices fiestas y mejor año.
 
También os quiero dar las gracias a todos y a todas por vuestros comentarios y visitas constantes, que me ayudan a seguir adelante. No os nombro uno por uno porque no quiero dejarme a nadie sin agradecer el bien que me hacéis. Son muchos nombres y no me quiero olvidar de ninguno, pero sí os puedo asegurar que os llevo en el corazón.
 
Os dejo mis abrazos y cariño junto a este relato.
 
 

-Bueno, ya han pasado todas las fiestas, comenta Aurora a su nieta Alba, que le escucha atentamente.

Ahora cierras los ojos para descansar del barullo de todos estos días y, cuando te das cuenta, te despiertas al son de las chirigotas de Cádiz y ves frente a ti disfraces y más disfraces. Y es que… ¡estamos en carnaval!

Después, cierras otra vez los ojos y cuando los vuelves a abrir, oyes las saetas de Sevilla. Nazarenos… Penitentes… ¡estamos en Semana Santa!

Otra vez cierras los ojos y cuando los abres te encuentras en vacaciones… playa… mosquitos… calor… y… ¡estamos en verano!

Te relajas, cierras los ojos y cuando los abres de nuevo, ves a la castañera y, frente a ti, un manto colorido por diversas flores… ramos, y… visitas al cementerio… y es que estamos en la festividad de todos los santos.

Cierras los ojos y antes que te des cuenta te despierta el olor de los turrones, polvorones y mazapanes. Zambombas… panderetas… ¡Dios mío, volvemos a estar en Navidad!

Y así, en un cerrar y abrir de ojos, se nos ha ido otro año más.

 

-Abuela, no exageres, que por lo menos has cerrado y abiertos los ojos cinco veces, jejeje. Pues a mí, el año  no me parece tan corto, sino larguísimo.

-Claro, cuando tengas mis años ya me dirás…

-Abuela, y ¿cómo te lo diré? Jajaja.

-Yo sé bien lo que me digo. No estaré aquí para que me lo digas, pero te acordarás de esta conversación y dirás: ¡qué razón tenía mi abuela!

¡Los años pasan volando!

 

Piedad Martos Lorente

 

10 de enero de 2019

lunes, 31 de diciembre de 2018

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Adiós dos mil dieciocho.

 

Hoy podría hacer un balance

de tus trescientos sesenta y cinco días,

pero destacaría la tristeza

por encima de las alegrías.

Y es que la alegría es redonda

y la tristeza cuadrada,

por eso, la tristeza se queda

y la alegría se marcha.

 

Para todos pido alegría

salud y felicidad,

que es el deseo que lanzo

con lazo de amistad.

Quiero que viva la ilusión

en este nuevo año,

que siembre paz y amor

y sepamos cultivarlo.

Que todos nos demos la mano

y valoremos la vida,

porque todos somos hermanos

con derecho a vivirla.

 

Que muera la violencia

la venganza y el rencor,

y viva la bondad

que nace del corazón.

 

¡Feliz dos mil diecinueve!

 

Piedad Martos Lorente

 

martes, 18 de diciembre de 2018

¡FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO!

Adoremos a Jesús

En el día de su nacimiento,

En el mundo reine la paz

Y en los corazones, el buen comportamiento.

 

 

Queridos amigos.

Intento distraer la mente escribiendo algún relato divertido, pero por mucho que lo intento, solo florece la tristeza que en los últimos meses me acompaña.

Supongo que igual que yo, habrá muchas personas, sobre todo en estas fechas tan señaladas, que tendrán un vacío en su corazón. Son etapas de la vida que hay que vivirlas.

No por eso me faltan deseos. Por lo cual, estoy aquí con uno de ellos. , os deseo que tengáis felices fiestas 2018-2019. Que el que tenga jóvenes en casa que disfrute de su presencia, porque la juventud es vida y alegría.

 

¡Feliz Navidad para todo el mundo!

 

 

SIN TI NO HAY ILUSIÓN

 

Qué tristes son los días sin ti

Y que poco me importan las fiestas,

Ya no hay ilusión por la que vivir

Ni celebración que me quite las penas.

 

Ya no hay cuidados ni preocupaciones

Que ocupen mi vida diaria,

Solo hay vacío en mi corazón

Y tristeza en mi alma.

 

Ya no tengo a quien cuidar

Ni a quien velar sus sueños,

Solo tengo deseos

Y bonitos recuerdos.

 

Deseos de abrazarte,

De tenerte junto a mí,

De sentir tus caricias

Haciéndome feliz.

 

Qué tristes son los días sin ti

Y que poco me importan las fiestas,

Sin tu presencia me siento morir

Porque sin ti, todo es tristeza.

 

Piedad Martos Lorente

 

18 de diciembre de 2018

 

 

jueves, 29 de noviembre de 2018

PENSANDO EN TI

Un diecinueve te conocí y un veintinueve te perdí, por eso, desde el treinta al veintinueve pienso en ti.
 
 

FLECHAZO A PRIMERA VISTA

 

Recuerdos me vienen a la mente

de aquel día de verano,

cuando cruzamos un saludo

y nos dimos la mano.

 

Tus ojos miraron los míos

y una sonrisa brotó de tus labios,

el amor se despertó

y dos corazones palpitaron.

 

Deseaban  ser uno para el otro,

unirse en cuerpo y alma,

quererse hasta la muerte

después de una vida larga.

 

Nos quisimos y respetamos,

nos amamos con el corazón,

y ahora que la muerte nos ha separado

se muere de dolor.

 

Tengo el corazón herido

y me sangra lentamente,

te busco en el pasado

porque ya no hay presente.

 

Tampoco habrá futuro

ni esperanza que pueda volver,

aquel día de verano

cuando nos vimos por primera vez.

 

En mi mente guardo tu imagen

y en mi corazón tus palabras,

en mi cuerpo tus caricias

y tu bondad en mi alma.

 

Porque fuiste luz en mi vida,

ángel de mi guarda,

guía para mis pasos

y el amor que ahora me falta.

 

Por eso busco el pasado

y aquel día de verano,

cuando cruzamos un saludo

y nos dimos la mano.

 

Piedad Martos Lorente

 

domingo, 18 de noviembre de 2018

MIS CESTOS Y CANASTOS

Estos son mis trabajos, que nada tienen que ver con el texto que le acompaña.
Con él solo pretendo sacar una sonrisa de donde esté escondida... si lo consigo estaré satisfecha.
 
 

LA GITANILLA CANASTERA

 

En cualquier rincón del Sur podríamos encontrar un escenario para esta escena, que bien podría ser del pasado siglo.

 

Una gitanilla, con gracia y salero, va pregonando por las calles de cualquier pueblo: "Canastos vendoooo".

 

Gitana: Anda, payo, cómprame un cesto, que mira qué bonicos son. De mimbre fina y pelá, que le puedes regalar a esa muchachita que te tiene perdíos los sentíos. Acércate, hombre, y tócalo, que no te voy a comer. Mira qué cosa más bonica. Con esto camelas tú a la mujer de tus sueños en menos que canta un gallo. Le pones unas rosas y…

 

Payo: ¿Cuánto quieres?

 

Gitana: Lo que vale, mi alma. Cinco mil pesetas, ni una más ni una menos.

 

Payo: ¿cinco mil pesetas? ¿Tengo yo cara de billete…? ¿O es que lo has tejido con varillas de oro?

 

Gitana: Ea. Mira cómo tengo mis manos… no querrás que te lo regale.

 

Payo: Mira las mías. Yo también tengo callos y precisamente no son de tocar las palmas.

 

(El joven le da la espalda y se retira. La gitanilla le sigue).

 

Gitana: Payooo… No seas tan desairoso, anda, hombre, cómprame un canasto, que puedan comer mi churumbeles.

 

Payo: Déjame en paz, vete por ahí donde yo no te vea, y cuando nazcan tus churumbeles, entonces te compraré el canasto.

 

Gitana: Maldita sea mi suerte… Mira, te lo dejo en cuatro mil pesetas…

 

Payo: No insistas.

 

(La gitanilla le sigue intentando vender sus trabajos que lleva enganchados en los brazos).

 

Gitana: Qué poca gracia tienes, payo. Parece que huyas del diablo… te lo dejo por tres mil pesetas… dos mil pesetas…

 

(El joven sigue andando sin hacerle caso).

 

Gitana: mil pesetas… quinientas pesetas…Tu madre se quedó descansando cuando te parió… No he visto un joven más esaborío que tú. Ojala te quedes más arrugao que un higo seco.

 

Payo: Toma, quinientas pesetas y vete donde yo no te vea, antes que me convierta en un higo seco y me quieras comer.

 

Gitana: Payooo, me faltan cuatro mil quinientas peseetas…

 

Piedad Martos Lorente

 

 

domingo, 4 de noviembre de 2018

POR LOS MAYORES Y...

Buenos días y feliz domingo.

Os deseo que disfrutéis de él y de estas letras que en forma de homenaje van dedicadas a esas personas mayores, que nunca tuvieron la oportunidad de estudiar y, aún así luchan por superarse.

 

 

LA ANCIANITA

 

Érase una vez

una anciana incomprendida,

que siempre quiso aprender

para defenderse por la vida.

 

Para ella no hubo escuelas

ni carrera universitaria,

para ella hubo obligaciones

que ocupaban su vida diaria.

 

Con esfuerzo y voluntad

aprendió lo justo y necesario,

para firmar un documento

y leer las cartas de su amado.

Con él formó una familia

que la colmó de felicidad,

al florecer la semilla

que el amor supo sembrar.

 

Después se fue a la ciudad

dejando a tras el pasado,

en unas tierras desiertas

de un lugar muy lejano.

 

Con afán y entereza

trabajaba noche y día,

cuidando de los suyos

con ilusión y alegría.

 

Los años pasaron

sin la oportunidad de estudiar,

y lo que tanto deseaba

se iba quedando a tras.

Sentía pena y preocupación

no saber ortografía,

ni ciencia e historia

ni tampoco geografía.

 

Las nuevas generaciones

a las que nada les faltó,

tuvieron estudios superiores

descanso y diversión.

 

Por eso, al explicar la ancianita

las batallas de su juventud,

la miran con risitas

pensando que está Tururú.

 

Al escribir un mensaje

con esfuerzo de superación,

si cambia una letra por otra…

¡Madre mía, ya la lió!

 

Los que lo tuvieron fácil

no comprenden su esfuerzo,

y con risitas comentan"

"¡Mujer, con lo sencillo que es esto!"

 

ella se pregunta:

"¿Si yo, por escrito te mando un beso,

y en lugar de be escribo uve

el cariño pierde su efecto?

No. Tú sabes muy bien lo que quiero decir

porque para eso has estudiado,

yo aprendí con mis labores

en las tierras y en el campo.

Aprendí a querer y a respetar,

a hablar con el corazón,

a cuidar y a trabajar

siempre con educación.

No sé escribir

pero sé cómo son mis sentimientos,

quiero el bien para todos

aunque escriba incorrecto.

 

Tú que tanto sabes

te voy a dar mi lección,

aprende los valores de la vida

que están en peligro de extinción".

 

 

Piedad Martos Lorente.

 

 

viernes, 19 de octubre de 2018

NO ES UNA QUEJA, SINO UNA SUGERENCIA

Buenos días y feliz fin de semana.

 

Hoy me voy a dirigir a la RENFE con todos mis respetos, por si mi propuesta llegara a sus oídos, cosa que no sucederá. No es una queja, pero sí una sugerencia. Y estoy segura que todas las personas mayores y con discapacidad que viajen en el tren TALGO estarán de acuerdo conmigo.

Para subir en este tren, hay una separación del Ander al tren impresionante, que tienes que estirar la pierna tanto como da de sí para poder entrar en el vagón (y no digo estirar la pata, que a poco trabajo bien se podría estirar(. Y ya me dirán ustedes si no tengo razón. Igual que yo, hay muchísimas personas que tenemos que viajar sin saber donde ponemos los pies aunque toquemos con el bastón. Lo más fácil es que te quedes corto y metas la pata en el hoyo, jaja.

Pues bien, lo que yo no entiendo, es que a estas alturas de la vida en que vivimos, llena de comodidades y tecnologías modernas, no hagan una entrada más accesible como la tienen otros trenes, por ejemplo: el AVE.

El servicio de ATENDO muy bien en las estaciones que lo tienen. En las estaciones que no hay ATENDO ¿cómo nos apeamos del tren? Pues aquí está mi sugerencia y, es la siguiente: sugiero, que en estos trenes, incorporen plataformas de forma automática, que se abran igual que se abren las puertas.

¡Que todos los trenes sean accesibles para todo el mundo!

 

 

Ah, también dejo mi solidaridad a todas las mujeres que sufren cáncer de mama.

A todas ellas... ánimo y a seguir luchando, que la vida es una lucha diaria.

 

 

¡Gracias por leerme!

¡Os dejo un abrazo para cada uno/a de vosotros/as!

 

Piedad Martos

 

19 de octubre de 2018