martes, 2 de febrero de 2010

LA VOZ DEL ALBAÑIL.

Con todos mis respetos, Señor Presidente, ¿Cómo me va usted a pedir que me jubile a los 67? Si para ello todavía me falta cumplir unos cuantos, y estoy de los huesos que no me aguanto.
Estoy hecho polvo de la espalda, de los brazos y de las rodillas, y precisamente no es de estar sentado en una silla, sino todo lo contrario, es de ir todo el día con la pala y el pico en la mano, que en vez de manos parecen ladrillos labrados.
De verdad, ¿Cree usted que a esa edad se puede trabajar subido en un andamio? Si solo con pensar que hasta los 65 tengo que esperar me viene largo. Y mientras en la obra subo y bajo con miles de trabajo porque no puedo aligerar, mi hijo que está en la flor de la vida, está de brazos cruzados porque no tiene en que trabajar. Y si en vez de albañil fuera conductor de trasporte público, o de grande tonelaje ¿Me podría decir si mis reflejos serían fiables para una responsabilidad tan grande?
Yo, Señor Presidente, de política no entiendo nada, ¿Pero no cree usted que sería conveniente pensar de otra manera para el mañana? Quiero decir, que trabajen los jóvenes que dejan más rendimiento, en cambio, ¿Qué puedo rendir yo cuando sea más viejo? Si estuviera en un despacho con 20 grados en invierno y 25 en verano, otro gallo me cantaría, pero empezar el día rompiendo el hielo de la noche de invierno, o chicharrado bajo el sol de verano cambiaría mucho, aunque se diga que es más sano. ¿Y qué más le podría decir...? que no Señor Presidente, que trabajar hasta los 67 no es cosa para mí, ni tampoco para aquellos que trabajan pesado. Quizá su reforma sea buena para despachos. Así pues, dejemos paso a los que nos siguen, que trabajen y investiguen y nosotros a los 65 nos toca descansar, si antes no nos da un patatús que nos lleve al más allá. Que yo quiero tener mi jubilación como la tienen mis padres, que cobran una pensión, le suben el uno menos dos y cobran menos que antes. Pero no pasa nada, que se aprieten los cinturones que ya vendrán tiempos mejores aunque para entonces me cubran las canas. Y qué se sabe, a lo mejor con un poco de suerte, mi hijo tenga trabajo, los ancianos sigan cobrando y entonces yo diré: ¡Que viva el presidente y que nadie diga que no es majo!

13 comentarios:

Beatriz dijo...

La verdad que el pobre señor tiene razón. Si se jubilara a los 67 cuando va a poder descansar sus huesos. Y habría que dejarle lugar a los jóvenes que tienen más fuerza y vitalidad. Muy buen post Pîedad.

Cristina dijo...

Creo que al albañil lo tendría que escuchar con las orejitas muy abiertas nuestro "presi",es mas yo le propongo algo:dele usted una buena jubilación a muchos señores como nuestro albañil y denos trabajo a los jóvenes....

DRIADA dijo...

Muy bien Piedad has hecho hablar al albañil y hasta en sus palabras había rima a pesar de que anda entre andamios sabe muy bien lo que dice que podría llegar a presidente el albañil de tu historia, seguramente se le ocurrirían mejores ideas que las que a nuestro zapatillas y a su equipo se les anda ocurriendo últimamente que digo yo que muy acertados no van.... esperemos que tengan un poco de cordura por el bien de todos jóvenes y viejos
Un abrazo amiga

rosa mis vivencias dijo...

El albañil.... y otros muchos trabajos los cuales es imposible resistir hasta los 67...los politicos seguro que si, por eso es tan facil para ellos , proponer la jubilación a esa edad.

Al golpito dijo...

Cuánta razón Piedad.
Un beso enorme.

Kety dijo...

Asi se habla señor albañil.

Muy bueno Piedad, además rimando.
Un abrazo

Conchi dijo...

Querida Piedad, a leer tu entrada no podemos dejar de emitir una amarga sonrisa. ¡Qué bien lo has dicho! con esa gracia que sólo tú tienes para escribir rimando en prosa.
¿Qué te puedo decir? Que mi padre fue albañil y sé muy bien lo que se trabaja en esa profesión y con 67, es una abuso total. Pero ¿te imaginas a la hija del albañil jugando al "pollito inglés" (es por la asignatura que imparto) a esa edad?
Ay, si esto es que ya nos hace amargarnos aún más de lo que estamos. Veremos qué pasa... (es que en los despachos se tienen unas ideas...)
Un abrazo grande
Conchi

(Ah, ya he puesto el primer juego. ¿De quién será? Ve apuntándolo)

maracuyá dijo...

Qué claridad!!! Qué pena que los gobernantes carecen de la capacidad de ponerse en lugar del otro...
Imagínate, deberían bajar la edad y crear más puestos de trabajo...pero como éstos se reducen, no queremos más jubilados porque no hay activos para solventarlos...ayyyyyyyy el mercado.
Estoy comenzando los trámites...espero presentar pronto todo antes que aquí también se les ocurra aumentar la edad...

Un abrazo fuerte.

Chus dijo...

Pues llevas razón Piedad.
Me dan pena los que tengan que trabajar hasta los 67, prolongar la jubilación debía ser voluntario. Y las pensiones debían estar de acuerdo con lo que uno haya cotizado, pero en fin, la injusticia de nuestra SS es manifiesta, no solo en eso, sino en muchas cosas mas.

Un abrazo. ¿Como me puedo hacer uno seguidora de tu blog para que no se me pase ninguna entrada?.

entreluces dijo...

Querida Piedad,
No se puede decir más claro y con más razón.

¿Sabes que te digo? que si pusieran
el mismo empeño en que la gente que está en paro pudiera trabajar, las cuentas saldrían tan bien que podríamos jubilarnos a los 50 que es lo que toca, pero tenemos unos dirigentes que no dan para más.

Por el contrario si han sabido trajinarse para ellos la máxima pensión de jubilación, con tan solo 7 años de escaño, entre otros privilegios más,,,, que todos conocemos.

Me ponen del hígado..

Besos

Sabela dijo...

Es un placer leerte Piedad y cuanta razón tienes.
Abrazos.

Piedad dijo...

Holaaaaa. Os pido disculpas por no haberos agradecido antes buestros comentarios y vuestras visitas, pero es que estaba hablando con nuestro albañil jajaja. Dice que le duelen todos los huesos y que espera que nuestro presidente considere mejor su reforma y en vez de jubilarse a los 67, adelante la jubilación por lo menos 7 años antes. Y tiene razón, porque él dice, que aquellos que tengan un trabajo pesado tendrían que jubilarse antes y los que estén en despachos y sean trabajos de poca monta, que se jubilen a los 67 o a los 70 si es que así lo desean. Y yo estoy con él...

Besitos y os espero en la próxima entrada...

JAL dijo...

Esos albañiles no se tendrán que jubilar a los 67, sólo los que ahora tienen menos de 50 años. Alargar la edad de jubilación es una medida correcta desde mi punto de vista, la esperanza de vida ha aumentado mucho desde que se dijo que tenía que ser 65