martes, 23 de septiembre de 2014

ANSELMO EL PASTOR 3

LOS OJOS DE MIS SUEÑOS

 

CAPÍTULO 3º

 

El día amaneció frío y lluvioso. Anselmo repitió la misma operación con la esperanza de volver a ver a los ojos de sus sueños, pero en lugar de ellos vio a los de una criada que, protegida con un negro mantón, entró en la lechería.

-Buenos días, joven.

-Buenos los tenga usted, señora.

-Ponme  dos litros de leche, por favor.

-En seguida.

Hoy no me ha llegado la luz del Alba

para ver el azul del cielo brillante,

los rayos dorados en cascada

enredándose en las manos de su amante.

 

La criada contestó con otro enigma:

La lluvia apagó la luz del Alba,

las nubes ocultan a los rayos dorados

que luchan por salir brillantes

iluminando a los enamorados.

 

-¿Usted sabe de quién hablo?

-Así es... Las cosas están muy feas, joven.

-Cuénteme, por favor.

-Imposible, no puedo, me tengo que marchar.

Anselmo se quedó una vez más esperando una respuesta para descifrar el misterio de sus sueños y la aparición de aquella joven, cuya IMAGEN le perseguía a todas horas.

En la casa grande, la criada informaba a la niña de las palabras que había cruzado con el pastor.

-¿Y qué más te ha dicho?

-Nada, sabes que no puedo hablar.

-Mañana iré yo a por la leche.

-¿Te has vuelto loca, niña?

-Tal vez. Juanita, tú me tienes que ayudar.

-¿Yo? ¿Qué quieres? ¿Que me despidan y a ti te lleven a un convento?

-Es preciso que vaya, nadie se va a enterar. Cuando veas que el pastor ha despachado a los clientes, te pones el mantón, coges la lechera  y te vienes a mi habitación. El resto queda de mi cuenta. Sueño todas las noches con ese pastor y él sueña conmigo, eso quiere decir algo. Mi destino depende de él, quizá ese joven me lleve al origen de mi existencia. Don Francisco me quiere casar con un viejo y eso no lo voy a consentir aunque me cueste la vida.

-Calla, niña, no digas eso, por favor.

 

7 comentarios:

Piedad dijo...

Celi, Kety, Rosa, Roser, Isabel, Rafael, Beatriz, a todos y todas os doy las gracias por vuestros comentarios en la entrada anterior. Ellos son el alimento para este blog, así que os espero de nuevo para seguir todos juntos las aventuras de nuestro pastor y los ojos de sus sueños, jejeje.

¡Espero que no os sea aburrido! Pero aunque resulte un poco largo, no es como los seriales de la tele... ¡Esos sí que son interminables!

Muchas gracias de nuevo y hasta el próximo martes.

Abrazos.

reser dijo...

Siguen soñando nuestros enamorados!
Piedad, que arte tienes contando historias! Esperamos impacientes la nueva entrega.
Abrazos, amiga.
Roser

Beatriz dijo...

Cada vez me gusta más esta historia. Que bien escribes. Espero el próximo capítulo. Te mando un beso primaveral desde Buenos Aires.

rosa mis vivencias dijo...

Piedad, como ya te han dicho Roser Y Beatriz, me encanta este nuevo capítulo. parece ser que han nacido el uno para el otro. Conseguirá el pastor a su amor, Alba?, estoy deseando seguir leer el próximo capítulo.

No dejes nunca de escribir porque lo haces muyyyyy biennnnn!!!!!!

Abrazos.
Rosa.

Mariaisabel dijo...

Ayyy, Piedad, que bonito y que bien escribes.
Tal como dice Rosa: No dejes nunca de escribir.
Yo he vuelto a animarme a publicar cositas, después de esta temporada sin hacerlo.
Un gran abrazo, con cariño.
Mariaisabel

PEPE LASALA dijo...

Están enamorados, son almas gemelas. Me ha gustado mucho el capítulo Piedad. Un fuerte abrazo y buen fin de semana amiga.

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Cuando del amor se trata no hay que dejar de soñar, los sueños se pueden hacer realidad si persistimos.

Un abrazo.