domingo, 21 de septiembre de 2014

ALZHEIMER, MALDITA ENFERMEDAD.

Hoy, 21 de septiembre se celebra el día mundial del Alzheimer. Una enfermedad que casi todo el mundo conocemos, porque pocas son las familias que no tengan a alguien  que la padezca.

Por desgracia yo también entro en ese grupo al tener un familiar allegado. Por eso me presenté en el concurso de "CENTRO VIRTUAL SOBRE EL ENVEJECIMIENTO" en Madrid con esta poesía que os presento, que no es otra cosa que la pura realidad.

Con ella he ganado un segundo premio.

 

DURA REALIDAD

 

 

Para él, el presente no existe,

sólo existe el pasado.

Un joven campesino

vive en la mente del anciano

que el Alzheimer ha convertido.

 

"Tengo que rozar la hierba,

el trabajo se me ha acumulado,

echarle de comer a los animales

¡oh, Dios, los mulos se han escapado!"

"Voy a visitar a mi madre

ya me da hasta vergüenza,

se van pasando los días

y hace tiempo que no voy a verla."

 

Una voz incomprensible,

de repente, le contesta:

"amigo mío, seamos realistas,

tu madre está muerta."

 

Dos lágrimas rodaron

por su rostro entristecido,

al recordar que su madre

hacía tiempo que se había ido.

Mas de pronto olvidó

lo que le acababan de decir,

y sumergido en su mundo

volvía a repetir.

 

"Hermana, ¿cómo está mamá?

¿Y, papá está mejor?"

"Sí, hermano, ellos están bien,

descansando juntos los dos."

 

Ni existe la distancia

ni tampoco el presente,

con el mando por teléfono

se comunica con su gente.

 

"Este aparato no sirve,

está estropeado,

quiero hablar con mis tíos

que no los he visto

desde el año pasado."

 

De ellos sólo queda el recuerdo

perdido en la distancia,

él, a galope con su caballo

en veinte minutos cruza media España.

 

Su mundo es el pasado

y, aunque su gente yace en el cementerio,

su recuerdo permanece vivo

pues su presente está muerto.

 

No, no existe el presente

ni ilusiones que en él vivan,

sólo lo habita la demencia

y la crueldad de la vida.

 

 

Piedad Martos Lorente.

 

21 de septiembre de 2014

 

8 comentarios:

Piedad dijo...

Hola, amigos y amigas.
Hoy le he dado fiesta a Anselmo el pastor para recordar las dificultades que se tienen cuando alguien de la familia padece esta maldita enfermedad.

El martes volveremos con otro capítulo de "Los ojos de mis sueños".

Que tengáis un feliz domingo y una buena semana.

Abrazos.s

-Celi- dijo...

Es cierto que esta enfermedad silenciosa hace sufrir a mucha gente.
Por suerte tu ser querido tiene el consuelo de la comprensión, el calor de una manos, el regocijo de unos besos, aunque no pueda manifestarlo, se sentirá más tranquilo y en ese momento feliz. La vida misma de estas personass lo reflejass en este poema, tan triste como real. Un abrazo y continua con esa fuerza que tambien sabes transmitir. Celi

Kety dijo...

Piedad, tengo que felicitarte por tu genialidad escribiendo. Por tu constancia, por no decaer.
Eres un ejemplo a seguir.

Felicidades por ese premio tan merecido.

Un fuerte abrazo

reser dijo...

Piedad, ¡cuanta verdad en tu poema! Solo los que hemos vivido esta enfermedad sabemos lo ingrata que es.
Como dice Celi,tu le das comprension y amor a raudales.
Me alegra muchísimo saber que te han reconocido tu trabajo.
Sigue con esta fuerza, ¡Tu todo lo puedes!
Abrazos, amiga.
Roser

rosa mis vivencias dijo...

Piedad, en primer felicitarte por este merecido premio, cuando la escribiste y me la diste para que la leyera, vi muy bien como habías plasmado esta fatal realidad que estamos viviendo en nuestra familia. En esta preciosa poesía describes muy bien la evolución degenerativa de tu hermano Miguel y mi tío, una enfermedad que esta devorando su persona mucho más rápido de lo que todos esperábamos, así es la vida, pero además tú, lo vives aun más de cerca con el tío Rafael, y admiro la capacidad de paciencia que tienes y con el cariño con que lo tratas, solo unas manos como las tuyas son capaz de tanta bondad.

Abrazos.
Rosa.

isam dijo...

Que pena, ponerse asi,pero que vamos a hacer.
Todas las enfermedades son malas, pero no saber donde estas ni lo que haces.
Saludos Isabel,

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

he quedado triste y anonadado después de leer tu poema, mi madre lo padeció durante siete años. Hace poco se nos fue para siempre.

Un abrazo.

Beatriz dijo...

Muy hermosa la poesía, como siempre. Qué enfermedad tan fea. Ojalá encuentren pronto como aliviarla. Buena semana