domingo, 3 de marzo de 2013

CUMPLEAÑOS DE MARC

Ayer celebramos el cumpleaños de nuestro ahijado, ¡cuatro añitos ya!
Ay qué ver cómo pasa el tiempo...
Fue una celebración muy especial ya que sus papás firmaron el compromiso que desde hace mucho tiempo estaba pendiente.
 
Yo quise obsequiarlos con alguna cosa mía a demás de otros regalos y, se me ocurrió hacerle este ramillete de flores representando al matrimonio y al niño además de la poesía, escrita especialmente para ellos, con un dibujo hecho de cartulina como son todos los dibujos que yo hago.
 
Al niño le escribí este cuento, el cual dudo que le guste ya que no le gusta ir a la escuela, pero cuando sea mayor... jajaja, eso ya lo veremos cuando llegue el momento.
Espero que podáis leer bien la poesía pues al estar dentro de la imagen no sé si se verá lo suficiente como para leerla.
 
 

¡VAMOS A LA ESCUELA!

 

 

Había una vez un niño llamado Marcos, aunque todos le llamaba Marquitos,  que era muy bueno, muy simpático y muy guapo, pero tenía un defecto que entristecía a sus papás: a Marcos no le gustaba ir al colegio y lloraba mucho, rogándole a su mamá que lo dejase en casa jugando con sus juguetes.

 

La madre no podía consentir tal deseo, ya que ir al colegio era una cosa buena para él. Los niños van a la escuela para aprender muchas cosas y así, cuando se hacen mayores, pueden hacer muchos trabajos e inventar cosas nuevas y ser muy importantes.

 

Todo esto, a Marquitos le traía sin cuidado porque lo único importante para él eran sus juguetes y el placer que sentía jugando con ellos.

¡Cuando tenía vacaciones era el niño más feliz del mundo!

 

Un día, no quiso ir a la escuela y se inventó una excusa. Dijo a su mamá que estaba enfermo, con un fuerte dolor de cabeza y de tripa. Su mamá, preocupada, lo llevó al médico aunque él se negaba a ir rotundamente ya que tampoco le gustaba visitar al doctor.

Éste exploró todo su cuerpo desnudo sobre la camilla para determinar las causas de sus molestias y el tratamiento que debería seguir. Luego, dirigiéndose a su mamá, ordenó que, para evitar el dolor de cabeza, el niño tenía que quedarse en su habitación con la tele apagada y con la ventana cerrada para que la luz no le molestara en los ojos.

Con el fin de evitar el dolor de tripa tenía que hacer régimen y no comer nada de chuches.

El niño se pasó toda una semana haciendo lo que el médico le había indicado, pero estar encerrado sin ver la tele, sin poder jugar  y sin poder comer golosinas era mucho peor que ir a la escuela.

 

Arrepentido de haber mentido a sus papás, Marquitos decidió volver al colegio diciendo que ya estaba curado y que ya no le dolía nada. Pero cuál fue su sorpresa al comprobar que el colegio, ese día, estaba de fiesta para premiar a los niños que más habían estudiado. Al principio, Marcos estuvo muy contento porque el hecho de estar de fiesta era algo que le encantaba, pero cuando supo que él no estaba premiado porque no había estudiado nada, su carita reflejaba la tristeza que ello le produjo. Víctor, su mejor amigo, era uno de los niños premiados y, cuando vio lo  apenado que Marcos se quedó, compartió su premio con él. Entonces, Marcos comprendió lo importante que es ir a la escuela y tener amigos.

 

Cuando la mamá de Marcos fue a recogerlo por la tarde, éste corrió a su encuentro gritando de alegría.

 

-Mamá, mamá, hoy he aprendido una lección. He aprendido a trabajar con la letra "A". Mi amigo Víctor me ha enseñado lo importante que es tener un "amigo". Tener su "amistad" es lo mejor que me ha podido ocurrir.

Mañana aprenderé a trabajar con la "B". Dice la maestra  que la "bondad" de Víctor es muy grande y "bonita".

-Sí, cariño, Víctor es muy bondadoso al compartir su premio contigo.

-Mamá, ¿cómo se escribe "cariño"?

-Con la letra "C", "corazón".

-Después aprenderé la letra C y todas las demás porque, ¿sabes una cosa, mamá? ahora sí me gusta ir al colegio. Quiero ser como mi amigo Víctor y estudiar como él. Haré frases con todas las letras.

 

"Amigo bondadoso, caritativo, dulce, emocionado, fiel y generoso."

 

 

ABECEDARIO

(palabras que empiezan, o contienen, cada una de las letras del abecedario)

 

Con la a: abrazo.

Con la b: beso.

Con la c: caballero.

Con la d: dama.

Con la e: elegancia.

Con la f: felicidad.

Con la g: gracias.

Con la h: humanidad.

Con la i: ilusión.

Con la j: jardín.

Con la k: kilómetro.

Con la l: literatura.

Con la m: misión.

Con la n: Navidad.

Con la ñ:... (Niño), segundo puesto.

Con la o: olvido.

Con la p: perdón.

Con la q: quiero.

Con la r: recuerdo.

Con la s: solidaridad.

Con la t: torpeza.

Con la u: uña.

Con la v: verano.

Con la w: whisky.

Con la x: xilórgano o xilófono.

Con la y: yanqui o yogur

Con la z: zapato.

 

 

Piedad Martos Lorente.

Febrero 2013

 

10 comentarios:

Piedad dijo...

¡Hola!
Sí, haciéndola grande se puede leer la poesía, según me han dicho.

Que disfrutéis con ello y del domingo.

Besos.

Beatriz dijo...

Hermosas las flores. Y siempre tan creativa con todos tus escritos. Buen domingo y semana

rosa mis vivencias dijo...

Piedad, me alegro que pasarais ayer un buen día, las celebraciones siempre se agradecen.

El poema se lee perfectamente, clicando sobre el se amplia, por cierto es precioso, seguro les gusto mucho, y las flores muy bonitas aunque al natural aún lo son más.

El cuento que has regalado a Marc, me encanta, ideal sabiendo que a el no le gusta ir a la escuela.

Abrazos.
Rosa.

loli dijo...

Un regalo muy personal e irrepetible. Seguro que los papás lo agradecieron y el niño lo,valorará cuando sea un poquito más mayor. La poesía es preciosa.
Un pató. Loli

Conchi dijo...

Hola, Piedad. Pues yo no soy capaz de leer la poesía. Pulso sobre ella pero no veo bien la letra, sigue siendo pequeña, así que te iba a pedir que cuando puedas la pongas en una nueva entrada, si no te importa.
El cuento es muy bonito y seguro que al niño le gustará. Encárgale a su madre y a su padre que se lo lean a menudo.
Las flores que hiciste son preciosas, muy apropiadas para el momento. Eres una detallista.
Me alegro que pasarais un día estupendo.

Un abrazo
Conchi

isam dijo...

Hola Piedad muy bonito el cuento y la poesía, a mi me pasa como a Conchi me ha costado mucho leerla aunque la he echo mas grande sigue siendo pequeña y cuesta mucho.

Un beso.

Isabel

isam dijo...

Hola Piedad muy bonito el cuento y la poesía, a mi me pasa como a Conchi me ha costado mucho leerla aunque la he echo mas grande sigue siendo pequeña y cuesta mucho.

Un beso.

Isabel

Piedad dijo...

¡Hola, a todas!
Gracias por vuestra visita y por el tiempo que me dedicáis.

Conchi, Isabel, Ya he puesto otra entrada con la poesía en grande... quiero decir, fuera de la imagen para que se pueda leer mejor.

Abrazos.

merrajo y Yoli dijo...

Hola Piedad ya tienes unos seguidores más, me gusta tu blog, me resulta interesante así que nos quedamos por aquí.
Tambien decirte que esasflores me suenan... son como las que vimos en casa de Conral...que bonitas y gustan más en directo que en foto, suele pasar, ehorabuena por tus trabajos.
Un beso, Jose y Yoli

Piedad dijo...

Bienvenidos, Jose y Yoli a mi blog.
Me alegro que os haya gustado mis trabajos, pues como podeis ver no son grandes obras, jejeje, pero es lo único que puedo hacer ya que no veo.
Las flores que habéis visto en casa de Conchi no son exactamente iguales aunque sí se parecen.

Gracias por vuestras palabras y vuestra visita.