sábado, 22 de octubre de 2011

PARKINSON.

EL HOMBRE PROPONE Y DIOS DISPONE

A menudo nos olvidamos de esta frase y hacemos proyectos para el futuro sin pensar en que la situación puede dar un giro de noventa grados y cambiar tu vida completamente.
Las enfermedades se presentan en cualquier momento y sin avisar.


PARKINSON

No quiero decir que esta enfermedad se presente de un día para otro, ya que cuando se manifiesta podría llevar en activo cuatro o cinco años, o quizá muchos más pero eso todavía no se conoce con exactitud ya que se está estudiando.
Nunca antes había vivido tan de cerca esta enfermedad, por eso, cuando el médico la diagnosticó pensé: “Hay cosas peores”. Y es cierto que hay enfermedades peores que el Parkinson, pero también es cierto que el Parkinson no es de las mejores aunque las enfermedades en general todas son malas y si hay alguna menos agresiva, no deja de ser molesta.
Para las personas que padecen Parkinson no es fácil tener que convivir con esta enfermedad igual que las personas que le rodean ya que visto desde fuera parece una cosa, pero cuando se tiene dentro, la situación es muy distinta.
Siempre me hago las mismas preguntas. ¿Por qué mueren las neuronas? ¿Por qué no hay un medicamento que reproduzca las neuronas muertas? Pues no lo hay. Ni tan siquiera para frenar la muerte de las que quedan vivas. Por lo menos, yo no tengo conocimiento de ello. Mis conocimientos no llegan más allá de mi corto entendimiento y si me hablan usando palabras científicas aún entiendo menos.
Lo que sí conozco bien son los síntomas, no por experiencia propia, sino por convivir con ella. Además, busqué en Internet y encontré lo que ya conocía.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno que afecta las células nerviosas, o neuronas, en una parte del cerebro que controla los movimientos musculares. En la enfermedad de Parkinson, las neuronas que producen una sustancia química llamada dopamina mueren o no funcionan adecuadamente. Normalmente, la dopamina envía señales que ayudan a coordinar sus movimientos. Nadie conoce el origen del daño de estas células. Los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden incluir:
Temblor en las manos, los brazos, las piernas, la mandíbula y la cara. Rigidez en los brazos, las piernas y el tronco. Lentitud de los movimientos. Problemas de equilibrio y coordinación (y algunos más). A medida que los síntomas empeoran, las personas con la enfermedad pueden tener dificultades para caminar o hacer labores simples. También pueden tener problemas como depresión, trastornos del sueño, miedo e inseguridad, o dificultades para masticar, tragar o hablar. La enfermedad de Parkinson suele comenzar alrededor de los sesenta años, pero puede aparecer antes. Es mucho más común entre los hombres que entre las mujeres. No existe una cura para la enfermedad de Parkinson. Existen diversas medicinas que a veces ayudan a mejorar enormemente los síntomas.

No a todas las personas afectadas de Parkinson se les manifiesta la enfermedad con los mismos síntomas.

9 comentarios:

Piedad dijo...

Queridas amigas, os deseo que paseis un feliz fin de semana.
Abrazos y gracias por vuestra visita, la cual me complace recibir....

Beatriz dijo...

Buen fin de semana. Muy interesante el post.

-Celi- dijo...

Cierto que todas las enfermedades son malas pero esta en concreto lleva el añadido de baja auto estima y depresión, pues el enfermo es consciente en cada momento de la incapacidad que día a día se hace mas presente, y realmente es muy triste; (Cuando yo trabajaba)me pasé muchas noches escuchando la vida y el progreso de esa enfermedad a un paciente al cual llegué a tener un gran cariño, pues además la familia se apartó un poco, parece mentira pero en ese caso fue una triste realidad.

rosa mis vivencias dijo...

Se perfectamente que hablas sabiendo muy bien como es de dura esta enfermedad, nunca se esta lo suficientemente preparados pasa asumir diagnósticos como el Parkinson, la vida nos pone a prueba pero hay que salir de ella, a pesar de las dificultades de conlleva.
Un beso.
Rosa.

Driada dijo...

Hola Piedad
Aprovecho que todavía anda el día casi dormido para venir a verte, que luego parece que las cosas se complican y a no hay respiro, pero que te voy a contar a ti....
La vejez y la enfermedad o al revés, años que se hacen difíciles de llevar.
Un abrazo y que podamos seguir para aquellos que están cerca y de algo les servimos aunque a veces no se den mucha cuenta

Conchi dijo...

Querida Piedad, como dices todas las enfermedades son malas, pero hay algunas que qué leche, son malas y duras. Como no sabemos la que nos puede tocar ni a nosotras ni a nuestros seres queridos, sólo podemos pedir fuerzas para aceptar lo que nos llegue y que el amor no nos abandone. El enfermo, querido, llevará mejor su enfermedad, sin duda.
Tengamos mucha paciencia y pensemos que nadie está enfermo por gusto.

Te mando todo mi cariño para ti y para Rafael. Me acuerdo muchísimo de vosotros.
Un abrazo muy grande
Conchi

reser dijo...

Piedad, son enfermedades muy duras las neurológicas, tanto para los enfermos como para los familiares, pero por afectar a mucha gente también se investiga más, y eso da mucha esperanza. La ciencia encontrara nuevos medicamentos que podrá parar la enfermedad.
Un fuerte abrazo amiga.
Roser

Sabela dijo...

Venía a saludarte Piedad con alegría y me puse un tanto triste, tengo una amiga de 50 y pocos años que también tiene la enfermedad y ¡es triste!.
Tú poesía me encantó, escribes con un don especial y lo que escribes llega al corazón.
Abrazos.

Marina-Emer dijo...

querida Piedad ...es verdad son unos dias de fiesta pero de recogimiento para los que hemos perdido seres queridos...yo estoy en ASTURIAS LA TIERRA DE MI MARIDO E.P.D. DONDE POR GUSTO DE ÉL ESTA DONDE LE VIO NACER... ESTARÉ UN DIA O DOS MAS Y MARCHARÉ CON MI ALMA TRISTE SIN ÉL .
BESOS
MARINA