lunes, 25 de julio de 2011

¡NO ENTIENDO NADA PERO SÉ QUE LAS COSAS NO VAN POR BUEN CAMINO!

Hay días que amanecen radiantes claros y limpios de obstáculos haciendo bello cualquier paisaje por insignificante que este sea, pero luego hay otros con nubes y niebla y todo se be sucio y oscuro. Pues igual que esos amaneceres  tenemos la mente muchos de nosotros algunos días, es decir, algunos lo verán todo claro pero otros lo vemos todo negro.

 

Y es eso lo que me pasa a mí, que a demás de tener la mente oscura, porque no entiendo nada de muchas cosas, también me siento indignada por otras muchas más cosas o situaciones que se viven en esta sociedad que no acabo de entender.

Hay crisi, mucha crisi, eso sí lo sé. Pero ¿Por qué hay crisi? Los expertos me dirían: porque no hay trabajo. Pero yo sigo preguntando porque como ya he dicho no entiendo nada, ¿Por qué no hay trabajo? Y los expertos me contestarían: porque no hay dinero. Pero ¿Por qué no hay dinero...? ¿Dónde está el dinero? Es posible que el dinero esté en los bolsillos de los poderosos, de los grandes empresarios. Sí, de esos que creen que los negocios tienen que ser una fábrica de hacer dinero y cuando este no mana como mana el agua de un manantial ya no es rentable y cierran el negocio dejando en la calle a miles de personas sin el salario que recibían por su trabajo.

Otra cosa que no me entra y que no entiendo por mucho que lo intento es que quieran reducir gastos a costa de la sanidad pública agravando la salud de los que allí acudimos, cerrando plantas enteras de hospitales donde luego se amontona la gente en los pasillos de urgencias porque no hay personal ni camas suficientes para atender a todos, si con ello solo se consigue que la Seguridad Social sea cada vez más pobre... No entiendo por qué el personal que queda en cualquier centro de salud o en cualquier otro negocio lo exploten para sacar adelante todo el trabajo que antes hacían el doble de personas.

No entiendo por qué cuando se llama al 902111444 PARA PEDIR CITA AL MÉDICO (o a cualquier otro número similar) tenga que contestar una voz gravada en lugar de una persona.

No entiendo por qué en las consultas médicas en vez de llamarte una enfermera como se hacía siempre ahora te avisen a través de una pantalla con las dificultades que ello conlleva para las personas mayores.

No entiendo por qué en las estaciones del tren se tenga uno que servir el billete así como en las gasolineras el combustible de los coches.

 

No entiendo por qué han cambiado al ser humano por máquinas...

Ya sé que de todo esto hice mención en alguna otra entrada, pero estoy tan indignada  que vuelvo a repetir las mismas preguntas aunque los que me tendrían que contestar son los grandes, los poderosos, los mandatarios...

No sé quienes son los culpables porque como ya he dicho, no entiendo de política, pero sí sé quienes somos los perjudicados: los mismos de siempre, los débiles, los que pagamos los impuestos para que ellos gobiernen y velen por nuestro bienestar. Sí, somos nosotros los que pagamos las consecuencias de una mala administración ¡Porque  mal lo tiene el que se ponga enfermo y tenga que acudir al hospital!

10 comentarios:

rosa mis vivencias dijo...

¡Hola Piedad!
No es posible entender tantas y tantas injusticias y, que los más débiles sean siempre los perjudicados, los poderosos como tú los llamas, no piensan en las consecuencias, solo en llenarse los bolsillos sin ninguna consideración, todos estamos indignados ante esta crisis que seguirá mientras nuestros políticos no se planteen una solución "YA" ante esta crisis
Un beso.
Rosa.

Anónimo dijo...

piedad todo lo que dices tienes razón pero no ay mas a nosotros solo no que da aguantas
un beso

pizarrapilar dijo...

Hola Piedad, a mi me pasa como a ti, no entiendo nada pero veo que la cosa no es como tendria que ser, que hay muchas cosas en el pais menos imprenscindibles y costosas pero siguen ahi y nos quitan lo mas necesario. Un abrazo Piedad

loli dijo...

Mira Piedad, yo tampoco lo entiendo mucho, no soy economista, ni empresaria ni millonaria. Lo que sí se,es que LA MAYORIA hemos sido "cigarras" en vez de "hormigas" y esto a largo plazo, se paga, que es lo que nos está pasando. En tiempo de bonanza nos empeñamos hasta las pestañas, y ahora tenemos que pagar las consecuencias apretandonos el cinturón. Yo creo que, queriendo o sin quere, todos somos culpables, en esta sociedad de consumo en la que estamos inmersos.
Besos.

Piedad dijo...

Rosa, Anónimo, Pizarrapilar, Loli,, gracias por dedicarme parte de vuestro tiempo.

Lo que yo no entiendo, Loli, es que quieran reducir gastos cerrando plantas enteras de los hospitales siendo estos tan necesarios, porque los hospitales no es un negocio que vaya mal, es decir, que no tengan trabajo, por desgracia para los que tenemos que acudir a ellos. Los hospitales, para mi punto de vista, son de primera necesidad, pues que reduzcan gastos en cosas no tan necesarias pero no quitando puestos de trabajo, digo yo... Porque cuanto más puestos quiten, menos se cotizará y menos dinero habrá... Por eso digo que no entiendo nada, pero yo lo creo así.

Abrazos para las cuatro.

reser dijo...

Tienes razón Piedad, pero como dice Loli, también somos todos un poco responsables de esta maldita crisis por tirar más el brazo que la manga, sin olvidar los bancos que estos si que tienen la culpa de nuestros problemas. En fin ahora nos toca apechugar y desear que esto se arregle pronto.
Un abrazo muy fuerte.
Roser

Conchi dijo...

Piedad, estás mu guapa indigná. Y yo me uno a tu indignación. Esto no hay quien lo entienda pero que sí se va dando una cuenta y cada vez más es que a ellos, a los que gobiernan, les importan tres pitos los demás. Que hay menos camas en los hospitales, pos bueno, si ellos se ponen enfermos podrán pagarse una habitación para ellos solitos, y un quirófano y un equipo médico...
Que dónde está el dinero? pues en sus bolsillos. El dinero no desaparece por arte de magia. Hace unos años había y ahora no? Claro porque ahora lo tienen unos pocos.
Pero saldremos adelante, claro que sí, qué remedio!
Piensa en nuestro libro: Al pan, pan... Eso has hecho tú, llamar las cosas por su nombre.

Buenooooo, que acabo de lanzar un nuevo proyecto para toda la plaza y las calles adyacentes, jaja. Ya me dirás qué te parece.

Un abrazo grande, amiga.
Conchi

DRIADA dijo...

Hola Piedad

Ya veo que hoy toca pataleta, y ..... ahí nos quedamos, que somos civilizados y nos manifestamos indignados. Cada tiempo marca el estilo ¿o es el estilo que marca el tiempo?.
Lo de la guillotina ya no se lleva , que aquello dejaba las plazas muy sucias con tanta sangre.
Un abrazo

Piedad dijo...

Roser, Conchi, Driada, me alegra encontraros aquí.
Pues sí, además de indignada también se me encoje el corazón cuando me salen al paso en mis paseos, alguna persona pidiendo para comprar una barra de pan o comida para sus hijos... me pongo en su lugar y solo me falta ponerme a llorar después de darle algo. Luego, la gente que desconfía de todo me dicen: "No te fíes de nadie que eso no es verdad". Tal vez tengan razón, que utilizan los niños para dar lástima, no digo que no, pero ¿Y si es verdad...? Con lo que le doy no van a hacer gran cosa pero sí comprar una barra de pan y si me engañan allá ellos con su conciencia, la mía se queda más tranquila...

Conchi, el juego me parece estupendo... ¡Me pongo en marcha y a jugar!

Besos a todas.

Kety dijo...

Piedad, tienes mucha razón, esto no hay quien lo entienda.
Crisi, carreteras atascadas, playas a rebosar, indignados en Sol... Hummmmmmmmmmmm. Algo falla

Besos