jueves, 25 de febrero de 2010

NO DEJES PARA MAÑANA LO QUE PUEDAS HACER HOY

NO quiero mencionar la palabra “egoísmo” aunque tal vez sea el egoísmo que, a cierta edad envuelve a algunos mayores, no dejándole mirar más allá de su entorno impidiendo ver los sentimientos o deseos de los demás, viendo solo sus propias necesidades. Tampoco quiero culpar a nadie, porque quizá la culpa sea del destino, que empeñado en llevarnos por caminos indeseados a nuestra voluntad, hace que nuestra vida sea en ocasiones monótona y aburrida. Pero lo que sí está claro es que lo que se deja para mañana nunca llega. Te dedicas en pleno al hogar y a los tuyos, a tus mayores porque ese es tu deber y obligación. Obligaciones y deberes que tendrían que ser compartidos, aunque hay ancianos que no quieren ser compartidos porque no desean salir de ese hogar en el que siempre han vivido, y para no contrariarlos en sus deseos vas dejando para mañana aquello que tanto deseas hacer... aunque solo sea salir de casa para dar una vuelta y despejar la mente. Pero la obligación de cuidarlos te lo impide, Y piensas: ya tendré tiempo algún día. Piensas que cuando llegue ese día haré esto, aquello... iré aquí y allá, viajaré todo lo que ahora no puedo. Recorreré ríos y montañas en plena Naturaleza, ciudades y monumentos en busca de historia y hermosos paisajes -y es que siempre se desea aquello que no está a tu alcance-. Pero cuando te das cuenta el tiempo ha pasado y ya no tienes tiempo para dar marcha atrás porque el tren de la vida no tiene retroceso. Has viajado en él durante seis décadas sin apenas levantar la cabeza de aquello que piensas es tu deber, y ni siquiera has contemplado el paisaje que te rodea porque tu tren no tiene salida a ese espacio, es más, ahora transita por un espacio cerrado por el cual no traspasa la luz ni el color, y por lo tanto, tampoco se aprecia paisaje alguno. Ni tampoco tiene días festivos para disfrutar de un descanso que pueda librarte de esos deberes rutinarios. A medida que el tren avanza, más dificultades encuentras, y sigues con la misma condición de atención a los tuyos y a veces piensas: “No has vivido la vida. No has hecho aquello que tanto deseabas hacer y ahora ya es tarde...” Pero también es cierto que te sientes satisfecha contigo misma de la labor que llevas a cabo, aunque a veces te paras a pensar, reflexionas y te preguntas: ¿Quién hace aquello que tanto desea? Crees que ningún pobre ve realizados sus sueños. Por eso, por poco que puedas no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

12 comentarios:

Beatriz dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo Piedad. No hay que dejar para mañana lo que se puede hacr hoy. Porque el tren de la vida pasa muy rápido y no sabemos el tiempo que tenemos. Hay que detenerse y pensar que quiere cada uno para su vida y hacer algo al respecto. Y darse pequeños gustos, aunque sea mirar el paisaje, o dar una vuelta y caminar. Muy bonitas todas tus reflexiones. Me encanta leer tu blog. Besitos.

joper dijo...

HOLA PIEDAD COMPRENDO MUY BIEN LO QUE DICES YO TAMBIEN ME HE SENTIDO ASI PORQUE YO TAMBIEN TUVE LAS MISMAS OBLIGACIONES QUE TIENES TU EN ESTE MOMENTO.PERO QUIERES QUE TE DIGA UNA COSA AHORA QUE TENGO TODA LA LIBERTAD DE MOVIMIENTO QUE QUIERO NO SABES LO QUE ECHO DE MENOS MI CASA CUANDO ESTOY FUERA MUCHOS DIAS.UN ABRAZO PARA TI Y LOS TUYOS

Isol dijo...

Piedad,soy de los que suelen dejar muchos sueños para más adelante hoy leyendote pienso que tienes mucha razón que debo hacer las cosas bien y no dejar nada para después porque la vida vuela,te mando un abrazo gracias por este post que es enriquecedor.

Isabel dijo...

Hola Piedad
Te he leído y volveré para comentarte lo quiero hacer con calma y volver a leer lo que hoy escribes, mucho dices en tan poquito espacio.

reser dijo...

Hola Piedad:Pasaba para saludarte y me encuentro con esta reflexsion tan sincera. La vida se nos va sin darnos cuenta y sin poder hacer lo que soñamos o nos gustaria anteponiendo lo que creemos es nuestra obligacion sin pensar en nosotros mismos. Sin duda son momentos duros, pero estoy segura que si alguna vez se va en pos del sueño muy merecido, en poco tiempo se hecha de menos esta obligacion.
Querida amiga recibe un sinfin de abrazos muy sinceros. Roser

Kety dijo...

Amiga Piedad ¡Uf! cuántas verdades en poco espacio.
Las generaciones venideras no se cómo actuaran, pero la nuestra, además de obligaciones, y privarnos de muchas cosas, nos queda la sensación de no haber hecho más.

Un abrazo

entreluces dijo...

Puede que no elijamos las circunstancias que nos impiden hacer aquello que más nos gusta, pero sí que podemos intentar cambiarlas, antes de que sea demasiado tarde,,, así que, si es hoy,,, mejor que mañana.

Besos Piedad

Mariaisabel dijo...

Que razón tienes, Piedad. Me ha encantado tu escrito. Pienso como tú: No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy...
También yo noto que se me ha pasado el tiempo y cosas que quería hacer ya no las podré hacer.
Cada día que pasa me da la sensación que no he aprovechado.
Así que tomo nota, mi querida amiga.
Feliz fin de semana

conxita dijo...

Tienes mucha razón en todo lo que dices en el texto. Yo tambien pase por lo mismo y lo que es peor me pillo con poco mas de 30 años y las obligaciones me vinieron todas de golpe ,pues yo tenia que ocuparme de mis parientes ancianos y encima no era padres ,sino abuelos .Se me acabo el baile, el cine ,el salir de noche ir de vacaciones y no poder salir ni los domingos de casa.Ahora podria ,pero ya me acostumbre a vivir asi y ahora no tengo ganas y es que el tiempo se me ha hechado encima y ya no puedo volver atras ,siento que me han robado mi juventud,Bueno confio en que algun dia si hay un Dios se acuerde de mi, para que mis hijas no tengan que pasar por lo mismo, es lo unico que pido.

Pura dijo...

Hola Piedad:
me gustó tu entrada. Siempre hay que intentar buscar un ratito para hacer aquellas cosas que de verdad nos gustan.
Mivida fue muy dura y durante años no tenía tiempo ni para leer un libro.
Con los años para mi ya llegó ese "mañana" y ahora tengo tiempo para leer y hacer lo que me gusta como pintar y cocinar.
Si volviera a nacer te digo la verdad que no me casaría, sería libre como los pájaros y tendría para mí todo el tiempo que no tuve.
Un beso. Pura

Any dijo...

Hoy es mi primer vista a tu blog ¡¡ y me has dejado llena el alma ... Doy gracias a mi amiga beatriz que me hablo de ti .. sabes llegas a mi vida en un momento especial .. creo que Dios te ha puesto en mi camino .. por ello doy gracias al cielo .. Te envio un abrazo

Sílice dijo...

Querida Piedad, me haces pensar en la vida viví hasta los 40 años. Tuve una madre muy dominante y me casé con un hombre más dominante aún, como quien dice "salté de la sartén a las brasas". No tuve que cuidar enfermos ni ancianos, yo misma por no respetarme y quererme a mí misma renuncié por años a ser y hacer lo que yo quería. Fue un proceso doloroso el que me llevó a aprender a quererme y saber cuán valiosa yo era. Es así que a los 40 dejé la casa y me fui con mis 4 hijos. Declaré mi independencia. Es cierto que ha sido difícil pero lo he disfrutado. Seguro he metido las patas más de una vez pero ha sido por vivir al fin a mi manera (como Frank Sinatra, ja, ja, ja)