domingo, 18 de noviembre de 2018

MIS CESTOS Y CANASTOS

Estos son mis trabajos, que nada tienen que ver con el texto que le acompaña.
Con él solo pretendo sacar una sonrisa de donde esté escondida... si lo consigo estaré satisfecha.
 
 

LA GITANILLA CANASTERA

 

En cualquier rincón del Sur podríamos encontrar un escenario para esta escena, que bien podría ser del pasado siglo.

 

Una gitanilla, con gracia y salero, va pregonando por las calles de cualquier pueblo: "Canastos vendoooo".

 

Gitana: Anda, payo, cómprame un cesto, que mira qué bonicos son. De mimbre fina y pelá, que le puedes regalar a esa muchachita que te tiene perdíos los sentíos. Acércate, hombre, y tócalo, que no te voy a comer. Mira qué cosa más bonica. Con esto camelas tú a la mujer de tus sueños en menos que canta un gallo. Le pones unas rosas y…

 

Payo: ¿Cuánto quieres?

 

Gitana: Lo que vale, mi alma. Cinco mil pesetas, ni una más ni una menos.

 

Payo: ¿cinco mil pesetas? ¿Tengo yo cara de billete…? ¿O es que lo has tejido con varillas de oro?

 

Gitana: Ea. Mira cómo tengo mis manos… no querrás que te lo regale.

 

Payo: Mira las mías. Yo también tengo callos y precisamente no son de tocar las palmas.

 

(El joven le da la espalda y se retira. La gitanilla le sigue).

 

Gitana: Payooo… No seas tan desairoso, anda, hombre, cómprame un canasto, que puedan comer mi churumbeles.

 

Payo: Déjame en paz, vete por ahí donde yo no te vea, y cuando nazcan tus churumbeles, entonces te compraré el canasto.

 

Gitana: Maldita sea mi suerte… Mira, te lo dejo en cuatro mil pesetas…

 

Payo: No insistas.

 

(La gitanilla le sigue intentando vender sus trabajos que lleva enganchados en los brazos).

 

Gitana: Qué poca gracia tienes, payo. Parece que huyas del diablo… te lo dejo por tres mil pesetas… dos mil pesetas…

 

(El joven sigue andando sin hacerle caso).

 

Gitana: mil pesetas… quinientas pesetas…Tu madre se quedó descansando cuando te parió… No he visto un joven más esaborío que tú. Ojala te quedes más arrugao que un higo seco.

 

Payo: Toma, quinientas pesetas y vete donde yo no te vea, antes que me convierta en un higo seco y me quieras comer.

 

Gitana: Payooo, me faltan cuatro mil quinientas peseetas…

 

Piedad Martos Lorente

 

 

19 comentarios:

Piedad dijo...

Buenos días.
En primer lugar os deseo feliz domingo...
No recuerdo si os he presentado alguna vez mis cestos... No son como los de la gitanilla, porque no son de mimbre pelada, sino de trapillo y periódico. Dos técnicas diferentes, con las que intento matar el tiempo, antes que el tiempo me mate a mí.

También os dejo un abrazo y toda mi gratitud...

Elda dijo...

Me ha encantado este dialogo entre la gitanilla y el payo, muy simpática ella para vender sus cestillos. La verdad es que el regateo no está nada mal hacerlo ya que siempre tiran por lo alto.
Tus cestos son muy bonitos y muy originales, de papel y trapo nunca los había visto.
Felicitaciones por este arte y por la conversación tan bien llevada.
Un gusto la lectura Piedad.
Un abrazo y que tengas una buena semana.

CHARO dijo...

Me han gustado mucho las canastas, nunca he hecho este trabajo y no me importaría aprenderlo.El relato de la gitana ha estado buenísimo Piedad, he disfrutado leyéndolo.Besicos

Flor dijo...

Hola Piedad , me gustan mucho tus canastos y la bonita historia de la Gitana Canastera , te contare que al pueblo de mi abuela , llego una haciendo cestas de mimbre , que decía que por un pan redondo te hacía una cesta grande , mi abuela le dio medio pan , y a día de hoy han pasado 50 años , y la gitana no le trajo la cesta terminada , jajajajajajaj te deseo una feliz semana , besos de flor.

Piedad dijo...

Hola, Elda.
Las cestas de trapillo las he hecho con ganchillo y son las dos primeras... es decir, la de dos asas y la de una asa .
Las de periódico son las dos siguientes. Es decir, las dos que llevan flores en el asa.
Una amiga me explicó más o menos como se hacía y lo demás vino en mi imaginación. Yo lo veo con los ojos de las manos. espero no haberme equivocado a la hora de subir la imagen.

Un abrazo grande.

Piedad dijo...

Hola, Charo.
Pues como no sea que te explique por escrito como se hace... no veo otra forma, jajaja.
Me encanta que te guste.

Un abrazo con cariño.

Piedad dijo...

Hola, Flor.
Me ha hecho gracia la historia de tu abuela y la gitana, jajaja.
Me alegro que te guste mi relato y mis cestas.

Un abrazo grande.

Ernesto. dijo...

Los trabajos, muy bien hechos. Que como señalas sirven para entretener el tiempo.

El texto, natural en aquellos tiempos. Si bien parece que la puja empezó algo alta... ¿cinco mil?

Abrazos Piedad.

Manuel dijo...

Hola, Piedad. En primer lugar decirte que los canastillos te han quedado preciosos.
Y del simpático guión que has escrito sobre la gitana canastera, me huele a mi, con todos mis respetos, que puede haber en tu genes algo de andaluza o de gitana. No me respondas que esto es muy personal, y toma lo que te he dicho, como una simple broma.
Me ha gustado mucho tu entrada.
Un fuerte abrazo.

Piedad dijo...

Hola, Manuel.
Me ha gustado que me hagas esa pregunta y no pasa nada aunque sea personal.

Gitana no, andaluza sí, y aunque no tengo mucha gracia para explicar las cosas, me gusta... o por lo menos lo intento cuando escribo algo, echar esa gota de humor por si a alguien le hace sonreir.

Me alegra saber que te ha gustado.

Un abrazo.

Ángeles dijo...

Piedad, los canastillos te han quedado preciosos, y el texto de la entrada, derrama sal y alegría con ese acento y tesón que tienen las gitanas cuando quieren vender algo, lo has hecho tan real, que no sé si en tus genes tienes algún pariente con sangre gitana.

Un gran abrazo desde el corazón.
Ángeles

Sandra Figueroa dijo...

Muy bonitos canastos, yo nunca he hecho uno, la historia de la gitana es precioso, a sido un placer pasar a leerte , te dejo mis saludos.

Alfred dijo...

Bonitos cestos, lo de la venta tiene tela :)
Saludos.

Marina Fligueira dijo...

¡Ay, piedad!

¡Que monada de canastos!,también es arte como tus letras.

Me encanta lo de la gitanilla: le una especial gracia que me ja sacado una sonrisa.
Mi felicitación y gratitud por tu buen hacer

Un abrazo largo y mi gran estima.
Feliz con de semana.

Marina Fligueira dijo...

Tiene fallos mi escritura y es que te escribo con mi móvil, por no encamtrartme en mi casa.

mari carmen garcia franconetti dijo...


Hola Piedad. Lo primero es agradecerte tus ánimos y afecto cuando estuve en el hospital, hace poco salí, una vez superado lo que tuve. Añadí una nota, agradecida a todos los buenos deseos de los amigos que me mostraron cariño, en general, pero no estoy segura que te llegara, lo hago directamente. La verdad es que me confortó, todo ayuda en los malos momentos.

Piedad, me encanta estos cestitos, voy a divulgarlos entre mis correos, con tu permiso. Bonito relato de la ginata, he disfrutado con él.

Preciosa música, muy de mi gusto.

Besos.

Marina-Emer dijo...

Querida Piedad: Gracias querida amiga por tu compañía ,,,no se si podré decirte mucho estamos en el pueblo y se corta la cobertura …
Es precioso tu trabajo ,de cestería ,a todo lo que te pones y propones lo haces y bien además ...te admiro mi querida amiga ...yo estos días estoy baja de tensión y aquí me siento mejor y mas tranquila.
Te deseo unas felices fiestas Navideñas ,creo que antes nos volvamos a ver.
Besitos

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Piedad!

¡Por fin ya en casa, amiga: veo mi comentario y me da vergüenza! Con el móvil me es casi imposible escribir y si estoy cansada, peor todavía, pero miré en el tu comentario, puesto que todo me llega al móvil, e intenté ponerte unas letras. A veces me sale bien, pues tengo dejado en otro Log algún comentario y no estar mal del todo…

Sabes, me encantan todas las formas creativas de hacer Arte y esos preciosísimos cestos, deberás me enamoran, si estuvieras cerca te compraría alguno.
Y tus letras llevan tu sello bien definido, eres autentica escribiendo cuestos y otras cosas. Te felicito por ello.

Ha sido muy placentero pasar de nuevo por este tu rincón de ensueño, gracias por tu buen hacer, amiga.
Te dejo mi inmensa gratitud y mi gran estima.
Un abrazo largo, y se muy, muy feliz.

Conral dijo...

Hola, Piedad.
Gracias por pasar por mi blog y dejarme el recado de que pasara por el tuyo.
Me encanta ver tus cestas. Sé lo bien que las haces porque, precisamente, tengo muestras en mi casa. Justo delante de mi, encima de mi mesa, tengo la que que enviaste de trapillo. Y las de periódico te quedan genial. Enhorabuena, amiga.
El texto que has escrito acompañando a tus cestas es fantástico. Bien escrito, con sentido del humor y metiéndote en el papel tan bien que pareciera que corriera sangre gitana por tus venas. Pero es que en Andalucía todos llevamos algo de esta sangre.
Me ha encantado leerte y ser tus trabajos. Sigue matando el tiempo de esta manera!!!

Yo también sigo haciendo cosillas, me pasa como a ti, no puedo estar sin hacer nada.

Te dejo un fuerte abrazo para ti y otros dos para tu hermana y para Rosa.
Conchi