sábado, 3 de diciembre de 2011

DESEMPOLVANDO CUENTOS

EL CAMPESINITO BONDADOSO

 

 

Alegre y feliz, Abel corría y saltaba por el sendero que le conducía a la cabaña de su abuelo, deseoso de llegar junto a él con el fin de escuchar las historias que éste le narraba y que a él tanto le gustaba oír, al tiempo que gritaba para anunciar su llegada.

-¡Abuelooooo...! ¡Abuelooooo...! ¡Abuelitooooo...! ¿Dónde estás?

-¡Aquí, sembrando trigo! -contestó el abuelo al otro lado de la cabaña.

-¿Por qué siembras trigo, abuelo?

-Porque el trigo es uno de los mejores cereales para nuestra alimentación. Con la lluvia y el sol crecerá y cuando sus espigas estén doradas lo segaré y, una vez limpio de paja lo llevaré al molino a moler.

-Abuelito, ¿y para qué lo mueles?

-Para hacer harina para los panaderos y los pasteleros.

-¿Y para qué quieren ellos la harina?

-¡Preguntas más que un juez, hijo! ¡Pues para qué va a ser! Para hacer pan y todas esas cosas que a ti tanto te gustan. Galletas, magdalenas...

-¡Ah! ¡Ya lo entiendo! ¡Yo también quiero sembrar trigo! ¡Quiero ser como tú!

 

Orgulloso por lo que Abel le acababa de decir, el abuelo señaló con cañas un trozo de tierra para que su nieto tuviera su propia parcela como un campesino más y le enseñó a sembrar trigo y otros  cereales, así como los cuidados que estos necesitan para su crecimiento. Y cuando hubo recogido su cosecha la llevó al molino y después repartió el pan entre los niños pobres, sintiéndose más feliz todavía por la obra que había llevado a cabo. Y desde aquél día, todo el mundo le llamó "el campesinito bondadoso.

 
 
Dios quiera que los niños pobres encuentren cada día un campesinito bondadoso que comparta con ellos el pan que a él le sobra...

7 comentarios:

Piedad dijo...

Hola.
Aquí dejo la letra de esta canción que seguramente recordais porque hace algún tiempo la puse en una entrada, pero es que a mí me gusta tanto... que la vuelvo a dejar.


Llévale un sueño bonito
al que duerme y no puede soñar,
llévale un poco de risa
al que solo aprendido a llorar.
Las notas de una guitarra
para aquellos que quieran cantar
una canción de esperanza
que la suerte les pueda cambiar.

Estribillo.

Llévales un poco de trigo
a los niños que no tienen pan,
a las gentes que mueren de hambre
sin saber lo que es libertad.

Lleva una paloma blanca
a los pueblos que quieren la paz
y construir un mañana
con el sello de la libertad.
Cierra los ojos y escucha la voz
de un niño llorando
que necesita tu ayuda
y que te siga esperando.

Llévales un poco de trigo
a los niños que no tienen pan,
a las gentes que mueren de hambre
sin saber lo que es libertad.

María Jesús y su acordeón.

rosa mis vivencias dijo...

Piedad cada día disfruto más leyendo tus cuentos,este es uno de ellos, el mensaje que trasmite es muy bonito, dar al que más lo necesita y sobre todo a enseñar a compartir.
La canción también tiene una letra preciosa, creo recordarla en otra entrada tuya.
Un beso.
Rosa.

Marimer dijo...

Cuento y canción son preciosos, con mucho mensaje muy intenso y profundo, ojalá estas letras tuyas
caigan en terreno fértil y bien abonado y como el trigo crezcan en los corazones y cabeza de los que nos gobiernan.
Besitos.

reser dijo...

Piedad, muy bonito el cuento. Ojalá todos los niños que pasan hambre encontrarán quien les llevase cada día un poco de pan.
La canción también es muy bonita.
Abrazos.
Roser

Piedad dijo...

Rosa, Marimer, Roser, gracias por pasar y dejar vuestros comentarios.

Que nuestros deseos se unan
a tantos y tantos mmás,
para abrazar a todos los niños del mundo
y llevarle amor y paz
y pan para saciar el hambre...

Conchi dijo...

Querida Piedad, me parece muy bien que te pongas a desempolvar cuentos y los traigas a este rincón para que todas podamos leerlos. Este es precioso y termina con un gran mensaje. Ojalá se cumpla ya, este año, ¿para qué vamos a esperar más? Pero las cosas está difíciles, también para las personas soñadoras.
La letra de la canción es fantástica.

Te mando un fuerte abrazo, amiga, y otro para Rafael.
Conchi

Driada dijo...

Hola
Demasiado tiempo sin entrar en tu espacio, con razón , tu llamada.
Bueno el caso es que vuelvo y afortunadamente te encuentro con el mismo buen hacer de tus escritos.
Siempre sean versos o prosa hay buenas intenciones y eso hace que que al salir por la puerta de tu casa es fácil salir con un sonrisa.
Qué fácil sería verdad acabar con el hambre ? pero los que realmente podrían acabar con ella no tienen ninguna idea de llevarlo a cabo todavía les quedan huecos para seguir llenándose los bolsillos.
Un abrazo querida Piedad