miércoles, 28 de abril de 2010

RESIDENCIA ¿SÍ O NO?

¡Tu madre estaría mejor en una residencia!

En algunas ocasiones he oído esta frase, cuando algún conocido me ha preguntado por mi madre y sorprendidos al saber que está conmigo me dicen: ¿La tienes en tu casa? ¡Ella estaría mejor en una residencia!
¿Por qué iba a estar mejor en una residencia? ¿A caso estaría mejor cuidada por personas extrañas que no le duele su dolor, no sufren por su sufrimiento ni sienten su sentimiento porque no llevan su sangre? ¿Por qué iba a estar mejor en una residencia lejos de su casa, del calor de su hogar y del cariño de los suyos? No, ella no estaría mejor en una residencia ni yo tampoco lo estaría sin ella. Tendría más libertad de la que tengo, eso sí, pero tampoco gozaría de ella. Sacarla de casa sería como cuando tienes un mueble viejo inservible que ya no utilizas y que además no queda bien con el nuevo decorado, y a pesar tuyo lo llevas al cuarto trastero y lo dejas en un rincón porque te da pena tirarlo, pero cuando pasa un tiempo al final lo sacas definitivamente. Aunque tampoco no es un buen ejemplo, ya que un mueble no deja de ser eso, un mueble viejo del que te has cansado, y no se puede comparar con el sentimiento del corazón. Pienso que a los padres se tendrían que cuidar en casa, siempre y cuando se tenga posibilidades para ello y darles el cariño que se merecen antes de que sea tarde. Para mi punto de vista es muy triste tener que salir de tu casa, perder tu intimidad entre otras cosas.
Con esto no quiero menospreciar los cuidados y servicios de las residencias, porque a excepción de algunos centros que dejan mucho que desear, en la mayoría de ellos trabajan personas competentes y actos para ello. Pero eso está bien para personas que viven solas lejos de la familia y de sus cuidados, pero no para personas como mi madre que están toda la vida en compañía de los suyos. A veces me paro a pensar si yo le dijera: “Mamá, te tienes que ir a una residencia porque tú ya eres mayor... allí te cuidarán bien”. Sólo de pensar en ello se me eriza la piel. Sacarla de casa, de su casa, ella que sería como una niña indefensa... ¡No tengo corazón para ello, sino para cuidarla y mimarla, incluso más de la cuenta! Pero ahí está, con 23 años sin poder andar, de la cama a la silla y de la silla a la cama, y sin una llaga en su cuerpo desprotegido de carnes y con los huesos a flor de piel. Es cierto que mis cuidados hacia ella me han privado de hacer muchas cosas, las cuales ya no volverán. Pero también es cierto que me siento satisfecha por mi labor.
El próximo domingo se celebra el día de la madre. En el caso de la mía, ella podría decir que lo celebra todos los días del año, porque todos los días recibe las atenciones que como madre se merece además de los cuidados necesarios, no solamente los míos, sino también los de mis hermanos.

¡FELICIDADES!

9 comentarios:

rosa mis vivencias dijo...

PIEDAD: Después de leer tu entrada sobre residencias si o no, solo cabe pesar que cada casa es un mundo y como tal las opiniones también,no todo el mundo hace lo que tu y mas en las circustancias que esta, esa siempre a sido su casa y como has dicho, te alegras de haber hecho por ella lo que estas haciendo,y en difinitiba es lo que cuenta que tu te sientas bién por lo que estás haciendo, a pesar de perder libertad.Un saludo.ROSA

Beatriz dijo...

Te felicito por lo que haces con tu mamá y que pasen un bonito día el domingo. Pero también es cierto que a veces no queda otra que la residencia. Las hay buenas y malas, como todo en la vida. Te mando mi cariño.

conxita dijo...

La mayor suerte que ha tenido tu madre es tener una hija tan buena, mejor imposible.Por circunstancias de la vida tu no has podido ser madre, pero si te ha puesto el camino facil para que pudieras cuidar a la tuya. Si te hubiese faltado la salud, seguramente y muy a pesar tuyo hubieras tenido que llevarla a una residencia.No es cuestion de querer o no querer son las circunstancias de la vida que obligan.

J. Teodoro P. G. dijo...

Piedad, así se hace.
Saludos cordiales.

Conchi dijo...

Piedad, comparto tu opinión y tu sentimiento, aunque sé que muchas veces hay que acudir a las residencias. Pienso que uno de los problemas más grandes de los abuelos y las abuelas que se encuentran en estos lugares es que sus familiares se pueden "olvidar" de ellos. Sé que esto suena duro, pero así parece ser que pasa. Si los hijos, nietos, sobrinos y demás familia, pasan a visitarlos todos los días, se sientan un ratito con ellos, sin prisa, sin tener que hablar mucho, sólo acompañarlos y darles un poquito de cariño, pues seguramente se sentirían más felices. Los cuidados no sólo son la comida, la ropa y el aseo, también es la compañía...

Un abrazo muy grande, amiga. Que tengáis un feliz fin de semana.
Conchi

(Te espero en la plaza)

Ali_ dijo...

Comadreja vengo a dejarte un besin antes de salir de viaje, me marcho a la aventura unos 10 dias. A la vuelta nos ponemos al dia de estos meses en el aire, si?. Cuidateme y esperame que volvere.

Muuuuuuuuuuuuuuuuuuá.

Ali_

Piedad dijo...

Holaaaa, ¿Qué tal lleváis este domingo día de la madre? Para mí, todos los domingos son iguales, en casa cerca de ella...
Es cierto que cada casa es un mundo y en todas las casas se tienen problemas que los demás desconocemos, y cada uno sabe lo suyo, pero yo sigo pensando que mientras se pueda y se tenga posibilidades para cuidarlos en casa... es mejor que otra cosa. Porque las residencias tampoco son baratas... Esta es otra, ¿Qué pobre cobra lo que se paga en una residencia? Ninguno, si no fuera por las ayudas que se reciben del gobierno, pocos ancianos podrían ir a la residencia. En fin, ¡Que la vida está muy complicada...!

J Teodoro, bienvenido a mi blog y te invito a que sigas viniendo si así lo deseas....
Ali_, que tengas un buen viaje y lo pases lo mejor que puedas, y a tu vuelta nos hablamos.

Besos...

Isabel dijo...

Estamos las dos tecleando en esta tarde de domingo.
Y te escribo lo que ya sabes , eres muy afortunada de poder sentir asi
Te dejo un beso

J. Teodoro P. G. dijo...

Piedad, aprovecho tu invitación para saludarte. ya te dejé un comentario en mi página.
Que todo vaya bien.
Saludos cordiales.