viernes, 14 de noviembre de 2008

INVENTO.

Una vez más vuelvo a comparar los tiempos que corren con los que les tocó vivir a nuestros padres en cuestión de comodidades para el hogar, así como maquinarias para el trabajo, y todo gracias a la inteligencia del hombre y a esos inventos tan geniales y maravillosos que nos han traído las nuevas tecnologías para hacer más fácil, más cómoda y más rápida la vida diaria en nuestro trabajo igual en casa que fuera de ella. Sin duda, muchos de estos inventos son verdaderas maravillas, aunque todo tiene su lado bueno y su lado malo, pero luego hay algunos otros inventos que a mí, particularmente no me hacen ni pizca de gracia, por ejemplo: no me gusta nada hablar por teléfono con una de esas maquinitas automáticas, y es que la cosa tiene guasa. Hace pocos días que tuve que llamar por teléfono para pedir hora al médico, cosa muy normal en mi casa, ya que soy yo quien siempre se ocupa de estas cosas. Y como siempre, contesta una maquinita con voz de hombre que te va diciendo lo que tienes que hacer y que yo voy siguiendo sus instrucciones. Cuando llega al punto de dar la edad del paciente yo repito con voz alta, clara y pausada para que pueda coger bien los datos: ocho de marzo de mil novecientos cuarenta y dos.
La maquinita responde: “La fecha reconocida es: ocho de enero de dos mil dos, ¿Es correcta?” Yo contesto con un ¡No! Rotundo. La maquinita repite: diga completa la fecha de nacimiento del paciente, Yo vuelvo otra vez a repetir con voz alta, clara y pausada: ocho de marzo de mil novecientos cuarenta y dos.
La maquinita: la fecha reconocida es: diez de abril de mil novecientos cincuenta y cuatro ¿Es correcto?
¡No! contesto de nuevo.
La maquinita. Diga que no sabe la fecha de nacimiento del paciente
¡Lo que me faltaba por oír! ¡Sí la sé, sí la sé, sí la sé! ¿Tú eres tonto o qué? ¿Me vas ha decir a mí que yo no sé la fecha de nacimiento de mi familia? ¡Vamos hombre...!
La maquinita como si se lo estuviera pensando contesta: le va a atender un operador.
¡Sí señor! ¡Eso es lo que yo quiero, un operador de carne y hueso como yo! ¡Y no un ser mecanizado con cerebro metálico y corazón de plomo que ni siente ni padece!
Yo lo siento por su inventor y su fabricante porque viven de ello, pero también es verdad que en el puesto de esa maquinita podía haber una persona que igual que su fabricante e inventor, necesita comer, necesita ese puesto de trabajo y que sin duda a mí me caería ¡Más simpática!

Y es aquí el lado malo que yo veo a tantos adelantos, que aunque éstos son auténticas maravillas, también es una fuente de mandar gente al paro.

15 comentarios:

conxita dijo...

Yo tambien estoy de acuerdo contigo .No me gusta nada el contestador automatico y en concreto este tipo de servicio tan serio deberia estar humanizado y por si fuera poco encima es deficiente. En fin que la salud no es ningun invento. Va unida al ser humano y por lo tanto y repito deberia respondernos una persona de carne y hueso no un robot.

conxita dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
muxica dijo...

Cuando hablo con una maquina mi voz no suena igual, me siento ridicula, como si hablase sola y realmente, hablo sola.
Un biquiño gallego, amiga
besossssssssssss

Adrisol dijo...

hola piedad!!!!
cuánta razón tienes en este post.....
aquí nos pasa lo mismo o peor.
tal vez te dejan esperando con una música horrenda que te rompe los tímpanos y cuando vuelven a atenderte tenés que empezar de nuevo porque no grabó nada........
yo me quedo con las operadoras de carne y hueso, que aunque a veces no están de humor al menos escuchan lo que decis.
un abrazo y buen finde.......

Kety dijo...

Piedad, te felicito por tu ingenio y gracia contando las cosas

A veces aciertan con los inventos y otras no, que se le va hacer.

Feliz fin de semana
Un abrazo a todas las tertulianas

Meli dijo...

No siempre los avances van a favor de la mayoría de los humanos. Conozco alguien que siempre consigue que le pasen con un ... cómo le llaman .... síii eso "comercial", jajajajaja. Suele hacer ruidos, carraspea, incluso hasta puede ladrar, jajajajajaaj. Y al final, una voz no metálica... aunque a veces no sabe uno qué es peor!!!!!

Gracias Piedad por tus relatos y besotes.

Conchi dijo...

Qué bien lo has contado, Piedad. Estoy totalmente de acuerdo. Fuera las maquinitas contestadoras sin corazón y que se ponga una persona que nos atienda debidamente y se gane su sueldo.
Me gusta cómo escribes. Sigue haciéndolo, amiga.
Un abrazo.
Conchi

DRIADA dijo...

Hola Piedad
Parece que ya puedo manipular el blog y tengo un ratito para visitarte Lo cierto es que estas maquinas nos vuelven un poco locuelos
Un abrazo

AFRICA dijo...

Tampoco soporto esos contestadores. Y otra cosa que me molesta mucho (esto ya es mania mía) es que me hablen los surtidores de gasolina, me pone enferma.
Me rei un montón leyendo el relato de tu peripecia, aunque a ti seguro que no te hacía ninguna gracia.

Un beso

Sabela dijo...

¡Cuánta razón tienes! que bien lo dices y totalmente de acuerdo, yo me desespero cuando hay que llamar a telefónica...
Abrazos.

Sabela dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Piedad dijo...

Hola a todas, una vez más quiero daros las gracias por vuestros comentarios, los cuales me llenan de satisfación, ya que es un placer para mí leerlos y me lo paso muy bien. Pero que muy bien, mucho mejor que cuando hablo con la maquinita mencionada jajaja,. el blog y los comentarios me divierte. Hablar con esos aparatos me resulta frío y seco. ¡No me gusta nada!

Besos.

Conchi dijo...

Piedad, pasé a saludarte y comprobé que estás muy bien, cosa que me alegra. Sigue leyendo lo que escribimos nosotros que es mejor que hablar con esa clase de maquinitas, jeje, aunque digamos tonterías!
Un abrazo, amiga, y gracias por tus comentarios.
Un abrazo.
Conchi

entreluces dijo...

vaya con la maquinita que te tocó Piedad, no es que fuera sorda, es que lo entendia todo al revés, te imagino desesperada igual estariamos cualquiera de nosotras en un caso así, la tecnologia a veces agiliza el trabajo y otras veces la pifia como en este caso, Un beso

Marina-Emer dijo...

Querida Piedad:No sabes lo que me alegra recibirte en mi blog y lo que siento es no poder leer algun comentario tuyo, pero alomejor algun dia podrá ser cosa que me ilusionaria mucho,veo que te gusta mi poesia mira es mi modo de escribir y actuar,así que seremos muy buenas amigas.
Gracias por tus atentas palabras,me gusta tu amistad yo vendre a visitarte a menudo
Abrazos
Marina Pastor