viernes, 29 de agosto de 2008

REFLEXIÓN.

¿Alguna vez te has levantado con la moral por los suelos? ¿Sin ánimos de hacer nada? yo sí. Pero uno no se puede hundir, no nos podemos dejar llevar por la desesperación, sino todo lo contrario. Pensar positivamente sobre lo negativo, reflexionar y analizar todo lo que poseemos.
Hay ratos que me siento hundida, pero al momento recapacito y pienso “no tengo derecho a hundirme”, ni a querer tener más de lo que tengo. Porque ¿Quién lo tiene todo? Nadie. Nadie tiene la felicidad completa, es más, la felicidad total no existe. Por eso, cuando pienso en que yo haría esto o lo otro de no ser por lo que es, hasta me siento mal, porque creo que estoy pidiendo más de lo que me pertenece. Entonces reflexiono y hago un sondeo sobre lo positivo y doy gracias a Dios por todo lo que me ha concedido.
Sí, así es. Cuando me pongo delante del espejo no veo la imagen que se refleja en él y aunque sé que esa imagen no es lo bastante guapa pienso que tampoco es fea, y cuando me seco el pelo y me paso las manos para dar por acabado el peinado pienso que éste no es rizado pero tampoco es estirado. O pienso, que aunque no soy ningúna modelo en estatura y tipo, tampoco soy baja y gorda destartalada. Y de cinco sentidos, cuatro me funcionan perfectamente, aunque la gente me dice que tengo seis jajajaja. Luego pienso que hubo un tiempo que pude contemplar todo aquello que más me gusta. Me pude recrear en los paisajes de postales y fotografías así como los naturales, ver el cielo azul y las estrellas en la oscuridad de la noche, las montañas vestidas de verde, los campos sembrados de cereales, las vegas de hortalizas y los árboles frutales señoreando sus frutos coloridos entre el verde de las hojas, las cristalinas aguas del río y los pajarillos tejer sus nidos con tanta delicadeza como ellos solo lo saben hacer y después alimentar a sus hijitos (que hasta que no están vestidos de plumas son muy feos). También tube suerte de criarme entre animales, conejos, pollos, gallinas, pavos, cerdos y cabras. Sí, digo que tube suerte (aunque también es verdad que el trabajo en el campo es muy duro) porque tube la oportunidad de saber cuidarlos y verlos. Y también doy gracias a dios porque tengo una familia que me quiere y muchos amigos que me aprecian de verdad. ¿No tengo suficientes razones para levantar la moral? Sí. Porque pienso que hay casos peores. Porque además de la pérdida de vista, también podía haber perdido la pérdida de otro sentido: el oído, el tacto etcétera etcétera. Por eso mi consejo es:
Si te ves hundido, desesperado con la moral por los suelos, siéntate y reflexiona sobre todo lo bueno que aún te queda y lo que aún puedes hacer aunque tu vida haya dado un giro total, aunque eso signifique empezar de cero con otros hábitos, otro trabajo, otros compañeros. Y piensa que siempre hay otro peor que tú. Aunque para algunas personas, el mal de otros no le sirve de consuelo, ya que con él no mejoran el sullo, pero sí te puede ayudar a reflexionar y a superarte.

18 comentarios:

rosa mis vivencias dijo...

Es cierto lo que dices, no nos podemos hundir , a la primera de vuelta, de sobras sabemós que hay mucha gente, en peor dituación que nosotros, a pesar que muchas veces es dificil, pero realmente ¿ conseguimós algo? no, por tanto tenemós que seguir y hacer buena cara aunque el corazón te diga lo contrarío pero siempre debemos mirar hacía atras, para darnos cuenta de lo que tenemos.ROSA

sinkuenta dijo...

Querida Piedad: muchas gracias por estos consejos tan valiosos viniendo de una persona que, como tú, ha tenido que pasar por momentos duros en su vida. Los animales nos enseñan mucho sobre la vida si nos detenemos a mirarlos. Hay que transformar los problemas en aprendizajes, por eso probablemente tú has aprendido a tener un sexto sentido. Un abrazo: Alicia

DRIADA dijo...

Pues sí Piedad hay que seguir adelante, a todos nos falta algo nos han dado la perfección como concepto pero la perfeccion no existe. Tenemos la inteligencia para pensar en ella tal vez ese sea nuestro castigo. Pero somos capaces de superar situaciones dificiles. Somos muy fuertes y en esa fortaleza y espiritu de lucha es como nos hacemos grandes.
Un abrazo muy grande

Meli dijo...

Gracias Piedad. He inculcado a mis hijos el hecho de que se sientan privilegiados, felices con lo que tienen, que hay muchos que no son tan afortunados como nosotros. También, cuando estoy en horas bajas, que es humano y normal (pueden acecharnos muchos problemas, al mismo tiempo) lo primero que pienso es que los míos no se merecen verme mal, triste, desesperanzada.

Piedad, eres un ejemplo. Gracias por compartir.

Besotes.

Conral dijo...

Entré a saludarte y me encontré con esta reflexión. Me he quedado sin palabras y eso que sabes que me gusta jugar con ellas, pero esto que has escrito es diferente. Me ha llegado hondo.
Un fuerte abrazo y gracias.
Conchi

Sabela dijo...

A mi me pasó lo mismo entré a saludarte y decirte que dejo un regalito para tí en mi blog, y me quedé sin palabras, de todas formas ¡tú lo has dicho todo!. Es una suerte tenerte aquí.
Abrazos.

AFRICA dijo...

A veces es dificil seguir adelante, sobre todo cuando duele el alma. Cuesta despegar de ciertas situaciones, aunque el tiempo siempre ayuda.
Yo tambien suelo pensar que soy muy afortunada, si miro a los demás y pienso que no tengo derecho a deprimirme, pero a veces no puedo evitarlo.


Un beso

muxica dijo...

Después de una larga temporada de oscuridad en mi alma y hoy ya desde la luz, comprendo, leo y me guardo tu texto por si...
Ya me comprendes ¿verdad? Siempre me voy muy llena de tus letras, amiga.
Mil biquiños gallegos.

Kety dijo...

Hola Piedad, entré para decirte que tienes un premio en mi blog, y me encuentro con esta magnífica reflexión.

un abrazo

LluviaDinvierno dijo...

Buenas tardes. Te reflexión es una lección para los que tenemos la suerte de seguir viendo ese cielo azul. Ese recurso de pensar en todo lo bueno que tenemos cuando estamos deprimidos lo uso yo también y la verdad es que funciona. En este momento de mi vida, me siento llena interiormente porque a pesar de todas las tormentas, me doy cuenta de que soy muy afortunada por la riqueza que tengo en mis hijos, en mis padres, hermanos, tíos y demás familia.
Un abrazo!

Sabela dijo...

Ayer te mandé, como me dijiste, el premio por correo y hoy lo acabo de recibir devuelto, lo volví a enviar, ya me dirás si lo recibiste.
Abrazos.

Piedad dijo...

Contestación para todas.

tenemos que aprender a vivir sin aquello que un día, el destino nos arrebató por duro que nos resulte si queremos seguir adelante.

Lluvia de invierno, he querido saludarte y nme ha sido imposible dejar mi comentario por aquello de las letras que tengo que escribir y que mi ordenador no me lee.

Savela, no he recibido nada por correo, debe pasar algo que no llegan tus meis. No sé que puede ser.

Un abrazo para todas y gracias por vuestros comentarios..

Meli dijo...

Gracias Piedad por tu abrazo.

Hay un obsequio para tí en mi blog.

Besotes y otro abrazo para tí.

Sabela dijo...

Piedad dime algo, volví a enviarte el e-mail, pienso que ahora lo tenías que recibir. Después de mirar y remirar me dí cuenta que había puesto tilde en "telefónica" y, seguro que estaba ahí el fallo.
Abrazos.

Piedad dijo...

Sabela, seguro que el fallo estaba ahí, pero ya te contesté diciendo que lo había recibido y al mismo tiempo te pedía que me contestaras si tú recibías el mío, pero no me has contestado ni tampoco me lo ha devuelto el servidor de correo. Supongo que sí te ha llegado.
Saludos.

Sabela dijo...

Después de leer tu comentario, me extrañaba no saber nada de tí, me fuí al correo y no, no recibí nada, chica no sé lo que nos pasa. Ese correo está supersaturado prueba con itsande@edu.xunta.es o bien a sabelaychiquin@gmail.com
De todas formas lo importante es que recibieras los premios.
Abrazos.

reser dijo...

Piedad: Esta mañana me he levantado fatal. A pesar que soy de caracter muy optimista tambien tengo horas bajas. No hacia más que pensar que los problemas se multiplicas en mi entorno familiar.
Mirava al cielo y lo veia todo negro.
No se porque he conectado el ordenador.Sin saber porque he escrito tu nombre,Dios me ha llevado hasta tu reflexcion.
No sabes el impacto que me ha causado. Ha salido el sol entre las negras nubes.
Gracias por ser como eres. Un abrazo de corazón,hoy te firmo con mi nobre de verdad
Roser

Tere dijo...

Una reflexión muy acertada y que tendré muy en cuenta.Un abrazo