viernes, 15 de agosto de 2008

JUEGOS DE VERANO.

Este verano hemos jugado y nos hemos divertido mucho con el blog de sabela y conchi. Sabela ha puesto juegos para adivinar imágenes en el cual yo estaba de espectadora observando todo lo acontecido. Conchi nos ha hecho diversos juegos. Juegos de palabras por orden del abecedario, frases con una letra, acóstricos, y por último hemos demostrado nuestra habilidad literaria escribiendo nuestros cuentos, los cuales tenían que contener estas cuatro palabras. Niña,silla, árbol, ratón. Con estas palabras hemos dejado ir nuestra fantasía y cada uno hemos expresado nuestra historia a nuestra manera. Yo os invito si no lo habeis visto, a que veais estos blogs, os gustará.
El blog de sabela es: unrinconparaelatardecer.blogspot.com
El de Conchi es: compartirexperienciasyaprender.blogspot.com

Escribiendo esto solo hay bastante, no hace falta poner las letras que van delante.
Mi cuento es este:


LA NIÑA QUE QUISO APRENDER
-¡Abuelo!, ¿Por qué estás triste? –Preguntó rebeca un tanto extrañada por la expresión
que mostraba el rostro de su abuelo. Éste observaba a la niña y por unos instantes
se dejó ir por los recuerdos de su infancia.
-No bonita, no estoy triste, solo pensaba.
-¿Y qué pensabas abuelo?
-Nada importante hijita, son cosas de mi infancia. Tú me has hecho recordar cuando
yo era como tú.
-¿Tú también eras travieso como yo?
El abuelo rió con ganas.
-¿Tú eres traviesa?
-Eso dice mamá, yo le oí decir a papá, “la niña sólo es traviesa”.
El hombre seguía riendo por las ocurrencias de la niña mientras la estrechaba entre
sus brazos. Rebeca insistía.
-¡Dime qué pensabas abuelo, quiero saberlo!
-Ya te he dicho que no es nada importante. Son recuerdos de cuando yo vivía en la
huerta con mis padres.
-¿Tú tenías una huerta?
-Sí, claro, en ella mi padre sembraba de todo.
-Yo quiero ir a tu huerta, ¡quiero ver lo que sembraba tu padre!
-Me temo que eso no va a poder ser.
-¿Por qué?
-Pues porque en su lugar ahora hay un bloque de viviendas –contestó el abuelo con
tono nostálgico.
-Pues cuéntame lo que hacías.
La niña cogió una silla y se sentó frente al abuelo dispuesta a oír las aventuras que
éste le contaría de la huerta y su infancia. Orgulloso de ello, dio rienda suelta a sus
recuerdos y a sus aventuras en el campo. La niña lo escuchaba con atención sin
perder detalle alguno.
Punto por punto, el abuelo fue pasando páginas de aquellos tiempos tan lejanos y
al mismo tiempo tan presentes para él.
-Yo le ayudaba a plantar los tomates, los pimientos, los pepinos, las lechugas, etcétera.
Cogíamos la fruta directamente del árbol, la lavaba y me la comía allí mismo,
pero lo que más me gustaba era regar las hortalizas porque me metía en el agua.
Mi madre se ponía hecha una fiera, porque me ponía hasta los ojos de barro, pero
yo disfrutaba como un cerdito en un charco.
-Jajajaja –reía Rebeca-. ¡Abuelito, yo quiero tener una huerta! ¡Quiero ver los tomates
y todas esas cosas!
Pasó un tiempo, pero a Rebeca no se le olvidaba los cuentos de su abuelo y siempre
insistía en que quería tener una huerta o un campo. El día de su cumpleaños,
sus papás le hicieron una fiesta y le dieron un regalo. Su papá le regaló un libro titulado
“Las aventuras del gato y el ratón”, su mamá le regaló un juego de letras, su
abuelita un cuaderno para sus apuntes.
-Abuelito y ¿tu regalo? ¿Tú no me regalas nada?
-Sí, tengo una sorpresa pero ya sabes que es un regalo que tienes que compartir
con tu hermanito. Ahora Javier es pequeño, pero crecerá y también querrá hacer lo
mismo que tú.
-¿Qué es abuelo? ¿Dónde está mi regalo? ¡Quiero verlo!.
-Tranquila, no te impacientes. Para poder ver tu regalo tenemos que salir de la ciudad.
Rebeca, loca de alegría, cogió a su hermano de la mano y juntos corrieron hacia el
coche para que les llevaran a ver su regalo. Cuando estuvieron en el lugar, su
abuelo le mostró señalándole con la mano.
-Este es tu regalo.
-¡Pero abuelito, aquí no hay nada, solo hay tierra! ¡Me has engañado!, exclamaba
casi llorando.
-No cariño, yo no te he engañado. Este es el campo para hacer la huerta. Yo te voy
a enseñar como hacerlo y tú harás tu propia huerta.
-¿De verdad?
-¡Claro que es verdad!
Labraron y abonaron la tierra, plantaron los tomates, pimientos, etcétera y bordearon
la huerta con una hilera de árboles frutales y entre los mismos plantaron flores
de todos los colores con las cuales daban un aspecto maravilloso de hermosura y
belleza. Y así Rebeca y Javier supieron como sembrar las hortalizas, apreciando el
valor y la riqueza de la naturaleza.
Piedad, 0 7-08-08

16 comentarios:

Natacha dijo...

Hola guapa, he participado en el proyecto de Conchi. Ha sido una bonita experiencia y estaría bien tener un blog compartido para seguir haciendo estas cosas...
Si tuviera tiempo lo haría, jajaja. Pero con mis cinco blogs creo que tengo suficiente...
Vine a visitarte y dejarte un cariñoso saludo.
Natacha.

Yeli dijo...

Piedad amiga, cómo has estado?
Yo entre el trabajo y unos días que tomé de descanso...pero sacaré un rato para jugar también.
Un abrazo
Yeli

Conral dijo...

Piedad, me parece muy bien que hayas puesto tu cuento en tu blog también pues así lo puede leer más gente, ya que es muy bonito.
Espero que sigamos compartiendo muchas cosas. Este verano nos ha unido gracias a las palabras escritas y a que la red funcionó, jaja.
Natacha tiene buenas ideas. A ver si puede hacer lo del blog literario, sino yo os invito a participar al mío de las estrellas que ya es comunitario y ahí podemos escribir todos todo lo que queramos. ¡Se me acaba de ocurrir! Es que Natacha yo ya tengo tres más todo lo demás!.
Un abrazo.
Conchi

Sabela dijo...

¡Buenos dias Piedad!, Aunque en estos días no tengo mucho tiempo, echo mucho de menos la actividad que desplegamos con las ideas de Conchi, como se acerca setiembre y después no podrá estar con estos juegos, espero que nos ponga en danza otra vez en lo que queda de mes ¿estás de acuerdo?.
Abrazos

Conchi dijo...

He puesto una cosilla. No me peguéis, jaja.
Un abrazo, Piedad.
Conchi

Meli dijo...

Piedad, con lágrimas en los ojos te doy las gracias. No lloro de tristeza ... sólo es añoranza de lo que ya no pueden vivir mis hijos con sus abuelos. Pero su recuerdo lo llevarán siempre en su corazón. Magnífico relato. Felicidades.

Besotes.

Piedad dijo...

Natacha, ya he visto uno de tus cinco blogs, lows otros los veré poco a poco. Por cierto, tu cuento me gustó mucho como ya te dije en el comentario.

Yeli, yo estoy bien, ya ves, jugando todo el verano. Por cierto, te invito al blog de Conchi, allí encontrarás un juego ideal para ti, tú que se te dan bien los versos.

sabela, como habrás visto, Conchi te ha leído el pensamiento y ya nos tiene otro juego.

Conchi, no sé si estaré en condiciones de seguir este juego, porque tengo el coco un poco estrujado, si me sale algo que merezca la pena ya te lo dejaré.

Meli, me alegra que te haya gustado mi cuento, aunque con él tengas el recuerdo de tus padres. si quieres leer más cuentos,, ya sabes, en el blog de conchi encontrarás trece más.

Besos para todas.

entreluces dijo...

Hola Piedad, me quedé un rato en tu blog que además de encantarme he podido constatar que eres un Ser admirable. Con algunas cosas que te leí me emocioné y me voy con el corazón lo bastante feliz para volver por aqui, un cariñoso seludo

muxica dijo...

Al contrario que nuestra amiga Sabela, yo dispondré de más tiempo cuando llegue septiembre (eso espero) poder participar y sentirte muy cerca por medio de las letras.
Un biquiño (beso) amigo

Natacha dijo...

Ya te mandé un correo con las direcciones, linda.
Vine a dejarte un besito
Natacha.

DRIADA dijo...

Hola Piedad he visto tu comentario en mi jardín. En ese blog a partir de septiembre no actualizare . Seguirá siendo la entrada, pero de él si quieres saber de mi tendrás que pasar al blog de "Mi último ciclo" Allí estare a partir de septiembre
Un beso

DRIADA dijo...

De nuevo por aqui. Se acabó la votación. Tu me ofrecistes un título para mi loca entrada del otro dia asi que yo te regalo un árbol, no se como te lo vas a llevar igual pesa un poco. Te lo enviaré por correo creo que asi te va mejor
Un beso

DRIADA dijo...

Vengo a contestarte en tu blog Piedad, todavia me estoy riendo ... pero tu , pero tu ¿ te imaginas que no me pierdo una en Barcelona?. Pues sí mira, si que las conozco, las fiestas del barrio de gracia , son preciosas , pero no he tenido meteoritos que me acompañaran , es broma,este año no he ido. Pero si el año que viene estoy por estos lugares tendré que ir ¿ Si no que pensaran de mi?... sigo bromeando.
Un beso

Piedad dijo...

Entre luces, me alegro que te guste mi blog. Espero verte por aquí siempre que lo desees. Muxica, estoy encantada de tenerte otra vez.
Natacha, pasaré por tus blogs cuando tenga un ratito libre.
driada, gracias por tu árbol, encuanto me sea posible lo planto en mi blog.
Besos para todas.

Kety dijo...

Piedad, sólo pasaba para saludarte.

Creo que ya nos hemos felicitado en el blog de Conchi

Un abrazo

AFRICA dijo...

No todos los niños tienenla oportunidad de conocer la naturaleza. Yo conocí muchas cosas después de haberme casado, al visitar el pueblo de mi marido.
Un beso piedad, encantada de volver a leerte. Seguiré tu recomendación y visitaré el blog de conchi.