lunes, 2 de junio de 2008

DIÁLOGO ENTRE DOS ANCIANOS

Este cuento está basado en la realidad de la vida, como reales son las palabras del médico.

PASÉ DE LOS NOVENTA

-¡Hola amigo! ¿qué tal?.
-Bien, ¿y tú?.
-¡Yo estoy fatal! ¡que malo es llegar a mayor!
-pero si no llegamos aún es peor.
-Sí, tienes razón, pero yo que ya pasé de los noventa me duele todo, me parpita el corazón y hasta me ahogo. No me a petece nada, me duele el estómago y si me esfuerzo devuelvo lo que como. Y voy al médico y le digo: “Doctor, mire lo que me pasa, no sé qué tomar”, y él sin respeto y con guasa me dice: “tómate una copa de coñac” y toma a risa lo que para mí es tan serio.
-Es verdad, nos han tomado por el pito de un sereno. Pero anda hombre, anímate que tú no te puedes quejar, que vives en tu casa con tu familia al calor de tu hogar.
-No, si yo no me quejo, es un decir, que si tuviera dinero, fuera ministro o jefe del gobierno no me trataría así y me daría algún remedio. Aunque éste no fuera eficaz, pero yo me sentiría respetado, aunque solo fuera por la edad.
-eso es la vida moderna que es así, aunque tú no la comprendas.
-será eso, pero yo recuerdo cuando era niño que había otro respeto. Los mayores eran respetados y ocupaban en la casa el lugar más privilegiado, ahora no es así, ahora te llevan a la residencia para que otro se ocupe de ti, y no lo digo por mí, bien lo sabe dios, que yo en mi casa soy feliz y tengo todo lo mejor. Lo digo por esos otros que no tienen mi misma suerte, que se olvidan de ellos y ni siquiera van a verles.
-Ya te digo yo que eso es la vida moderna. El trabajo, los niños, la casa, de masiada faena.

11 comentarios:

Conral dijo...

Piedad, cuánta razón hay en tus palabras. ¡Qué pena! la vejez es triste aunque deberíamos estar felices por llegar a ella, eso quiere decir que estamos vivos, ¿verdad?
Hoy he visto en la tele una noticia que viene a ilustrar tu historia: una señora de 71 años ha sido abandonada por su hija a la puerta de una residencia. Le preparó la maleta y la engañó diciéndole que tenía plaza reservada. Al llegar a la puerta bajó a la madre con la maleta y antes de que esta se diera cuenta, ella se largó. Han ido a buscarla los de asuntos sociales y dice que no se hace cargo de su madre.
¡Qué pena, verdad?! Con lo que se quieren a los hijos!
Bueno, vaya rollo te he metido, jaja.
Un abrazo.
Conchi

Ah, tengo otros dos blogs. Te invito a pasear por ellos cuando quieras.

Conral dijo...

Piedad, el blog donde nos hemos encontrado es: http://conral-miscosas.blogspot.com/.

Tengo otro blog para Compartir Experiencias con la dirección: http://compartirexperienciasyaprender.blogspot.com/

Y otro que comparto con otras personas de diferentes países y que también te invito a visitar, si quieres:
http://enlasestrellasnosencontramos.blogspot.com/

Te agradezco tu comentario.
Un abrazo.
Conchi

Sabela dijo...

¡Hola Piedad!, otro relato bonito (por como lo relatas), triste y real, lo mismo que el comentario que te dejó Conral, bueno matizaré, el de ella, es extramadamente cruel, parece un hecho irreal, imposible que puedan suceder estas cosas, pero suceden...
Ya quedo a la espera del próximo relato y avisa si publicas el cuento que le comentaste a Quique.
Abrazos.

katina dijo...

Hola Piedad , te contarè que ayer estuvo compartiendo la hora del te junto a dos " viejitos" y los vì tan fràgiles en el sentido de sus cuerpos , su salud .
Llenos de recuerdos, llenos de vida aùn , llenos de palabras y consejos .
La verdad es que por la voràgine de nuestros dìas poco nos preocupamos de entregarles nuestro tiempo y ellos lo entregaron todo .
Me refiero a las madres de aquellas èpocas que se dedicaban a la fatigosa y poco reconocida tarea de ser madres 100% .
Muchos acostumbran a reirse de los dichos de los abuelos , es una verdad todo lo que dices.
Un fuerte abrazo y gracias por llamar un poco a la reflexiòn con tus letras.

Mariaisabel dijo...

Piedad, muchas gracias por tu visita a mi blog.
Cada vez que entra alguien nuevo me ilusiona de verdad.
Ahora soy yo la que está en tu casa y espero poder visitarla a menudo.
Me gusta mucho lo que escribes.
Gracias amiga. Un beso muy grande

Mariaisabel dijo...

Piedad, muchas gracias por tu visita a mi blog.
Cada vez que entra alguien nuevo me ilusiona de verdad.
Ahora soy yo la que está en tu casa y espero poder visitarla a menudo.
Me gusta mucho lo que escribes.
Gracias amiga. Un beso muy grande

joper dijo...

Hola Piedad yo podria contarte muchas historias sobre ancianos pues yo he trabajado en una residencia hasta que me he juvilado por enfermedad y he llegado a la conclusion que es mejor ir por tu voluntad y no esperar a que los hijos te tengan que llevar y se peleen entre ellos.Yo por mi parte hice lo que pude por los mios y estoy tranquila que mis hijos haran lo que puedan cuando llegue el momento y si me toca procurare adaptarme a la situacion espero que sea muy tarde porque yo soy muy guerrera y no pararia de hacer actividades y de dar el coñazo al personal saludos joana

reser dijo...

Hola Piedad:Si, la vejez es triste, pero ,todos queremos llegar. Mi sobrino con 22 años se quedo por el camino, en un accidente en la montaña, imaginate como sufrierón estos padres. y marco a toda la familia. Por esto digo feliz es el que llega a la vejez.
Lo triste són las circunstancias en que se llega y la familia que tienes.
Yo siempre digo que no quiero ser un estorbo ni crear problemas a mis hijos,cuando no pueda valerme por mi misma prefiero ir a una residencia y que ellos me vayan a ver y sigan su vida que bastante faena tendran cón sus hijos.
Hoy dia se viven más años y si tienes una minima calidad de vida y las enfermedades te respectan, BIENVENIDA SEA LA VEJEZ.
Un saludo reser

Yeli dijo...

Piedad, he recordado mi abuelita que tiene 94 años, que no veo desde la última vez que fui a Puerto Rico en enero-hace casi 5 meses. Físicamente está relativamente bien, pero ya su mente se desconectó y ahora tiene una muñeca bebé y pasa el día jugando con su muñeca. En su mundo es feliz y está bien atendida por la familia que tiene mas cerca.
Es triste que l@s profesionales de la salud de hoy en día (no tod@s) no demuestren humanidad y compasión por sus pacientes...
Un abrazo
Yeli

Piedad dijo...

¡Hola a todas!:
Conchi,tienes razón, esas noticias son despelugnantes, no sé como pueden hacer eso con los padres. No es la primera noticia que se oye así.
sabela: sí, estoy a la espera que me digan algo de la editorial pues me gustaría publicar un libro el cual recoge algunas historias, entre ellas va el cuento que menciono en tu blog.
Katina: podemos decir que los padres lo dan todo acanvio de nada. Marisabel: antetodo,gracias por tus elogios. Mi casa es la tuya,a mí también me gusta que me visiten.
Joper: hoy en día nos tenemos que adaptar a las circunstancias del momento, no todos pueden atender a sus mayores, pues como dice el cuento, está el trabajo, los niños y la casa.
roser: es muy triste no llegar a mayor, pues ya lo dice uno de los ancianos. cuando murió mi sobrino antonio, mi madre lloraba y pedía a Dios que se la llevara a ella y lo dejara a él, pero las cosas no son como uno quiere.
Yeli: a mi punto de ver las cosas, es mejor que viva como una niña y no a que padezca dolores y no tenga consuelo con nada.
A todas un abrazo.

joper dijo...

Hola Piedad has tocado un tema que da para escribir muchos libros tu que te sabes expresar tan bien seguro que tendra exito si te sirve de algo mi experiencia ya sabes cuenta conmigo adelante que si quieres puedes joana