jueves, 1 de mayo de 2008

aniversario

Hoy es mi aniversario de boda y hace un año celebramos las bodas de plata. Fue un día maravilloso. Una fiesta preciosa que sin esperarla, la familia nos organizó. Nos sorprendieron con maravillosos regalos, entre ellos nos llevaron la tuna, yo que soy tan romántica y sin esperar nada así, me parecía estar flotando en las nubes. Bailé y reí mucho, pero también lloré mucho más sin perder nunca la sonrisa. Lloré de emoción, gratitud y de sentimiento por los seres queridos que no nos pudieron acompañar porque un día se fueron para siempre.
Como regalo, le pedí a mi marido un ordenador, que tres semanas después me instalaban. Yo también le quise hacer un regalo a él, pero no quiso, dice que yo soy su regalo y si me tiene a mí, lo tiene todo. Bueno, él también es para mí muy importante, y es aquí una pequeña muestra al complacerme en mis deseos sin demora alguna.
Los primeros días de tener el ordenador, me parecía imposible poder llegar a conocer el teclado, ya que además de la falta de vista, también tengo que añadir la amputación de las puntas de tres dedos de una mano, más la inexperiencia, me veía incapaz de hacer lo que ahora estoy haciendo, pero con la ayuda de un compañero de la ONCE que me ha enseñado desenteresadamente todo lo que ahora sé, al cual le agradezco eternamente su ayuda y su apoyo moralmente y el empeño que pongo en todo, porque también he de decir que soy muy constante, si una cosa me sale mal, insisto una y mil veces más hasta que consigo mi objetivo, y es por eso que ahora estoy aquí contando a todos mi experiencia. Quizá, sin proponérmelo le estoy ayudando a otras personas en circunstancias similares. Si así fuera me sentiría satisfecha y feliz.
¡Nunca se puede uno undir ni dejarse llevar por la desesperación!

2 comentarios:

Sabela dijo...

Dices verdades como templos, da gusto leerte. Antes de nada mi sincera felitación por ese aniversario y... ¡a por las bodas de oro!.
Hace unos años, tuvimos un alumno que era ciego de nacimiento, con solo verlo te empequeñecias, se conocía el Instituto como cualquier otro o mejor, era buen estudiante, muy buena gente. Antes de comenzar el primer curso que estuvo alli, los de la ONCE lo prepararon y todo fué muy bien. Supongo que ya acabaría Derecho, pues los primeros años que lo seguí le iba muy bien. Hasta pronto un abrazo.

muxica dijo...

¿ sabes...? yo antes hacia punto delante de la tele y engordaba, un día mi marido me enseño como era este mundo y desde aquel momento, mis horas libres las paso aquí. Chateo. hago presentaciones ( PowerPoint) y tengo otra ilusión por algo que yo creo cada día.
FELICIDADES... Nos merecemos una medalla por años, yo 34 años con mi socio
jajjajjaja
besos