martes, 22 de abril de 2008

si hace unos años

Si hace unos años, alguien me hubiera dicho que casi con sesenta años, hoy estaría sentada delante del teclado de un ordenador escribiendo en la página de un blog, habría respondido con una sonora carcajada en señal de incredulidad por varias razones. Varias razones que van unidas a una sola, a la principal que es la invidencia. Pues a la edad de nueve años perdí la vista accidentalmente viviendo en el campo lejos de la ciudad donde no había colegio alguno, sino las clases de un maestro que pasaba por los cortijos en días alternos, y aunque recuperé una mínima parte de visión de un ojo después de un largo proceso de tratamiento e intervenciones, la misma que con el paso de los años he ido perdiendo poco a poco, no pude reanudar dichas clases, ni nunca pude leer un libro. Tampoco pude recibir la educación de un colegio adecuado a mis necesidades, ya que las circunstancias de la época, la distancia que nos separaba de la capital y los medios económicos y de transporte, me privaron de tal privilegio. Y es aquí las razones por las que jamás habría creído hacer lo que hoy estoy haciendo, y si además de la falta de vista, le añadimos la dificultad del manejo del teclado, sin olvidar los pocos estudios de los que dispongo para expresarme como quisiera y escribir correctamente sin faltas de ortografía voy sumando las razones de las que hablaba al principio. Pero estoy segura que lo comprenderán, y qué se sabe, hasta podía ser que le hiciera gracia leer estos párrafos mal expresados pero escritos con el corazón,y es aquí uno de ellos.


ENTRE TINIEBLAS

Entre tinieblas camino bajo los rayos del sol, y bajo la sombra espesa de un árbol tupido, descanso y respiro y al momento percibo el aroma fresca de una flor. Y mi retina oscura se ilumina de colores, en ella se dibujan pajarillos, árboles y flores, y surtidores que lanzan sus notas a las alturas formando en el aire, corazones de nieve y espuma.
La imaginación vuela como el viento recorriendo bellos paisajes, cielo y mar, montañas y coloridos valles entre alquitectónicos monumentos y lagos naturales. Una nube blanca, el voleteo de una mariposa sobre una flor y a lo lejos, como las notas de una guitarra suena el trino alegre de un ruiseñor que me enamora el alma.
Y gozando de esta fantasía dejo ir el pensamiento que hace bello este momento y me llena de alegría, y no me importa la luz del día para buscar el brillo de las estrellas, o los rayos del sol en la oscuridad de la noche, porque hay cosas que destellan, y lucen sobre ti como un valioso broche si Si hace unos años, alguien me hubiera dicho que casi con sesenta años, hoy estaría sentada delante del teclado de un ordenador escribiendo en la página de un blog, habría respondido con una sonora carcajada en señal de incredulidad por varias razones. Varias razones que van unidas a una sola, a la principal que es la invidencia. Pues a la edad de nueve años perdí la vista accidentalmente viviendo en el campo lejos de la ciudad donde no había colegio alguno, sino las clases de un maestro que pasaba por los cortijos en días alternos, y aunque recuperé una mínima parte de visión de un ojo después de un largo proceso de tratamiento e intervenciones, la misma que con el paso de los años he ido perdiendo poco a poco, no pude reanudar dichas clases, ni nunca pude leer un libro. Tampoco pude recibir la educación de un colegio adecuado a mis necesidades, ya que las circunstancias de la época, la distancia que nos separaba de la capital y los medios económicos y de transporte, me privaron de tal privilegio. Y es aquí las razones por las que jamás habría creído hacer lo que hoy estoy haciendo, y si además de la falta de vista, le añadimos la dificultad del manejo del teclado, sin olvidar los pocos estudios de los que dispongo para expresarme como quisiera y escribir correctamente sin faltas de ortografía voy sumando las razones de las que hablaba al principio. Pero estoy segura que lo comprenderán, y qué se sabe, hasta podía ser que le hiciera gracia leer estos párrafos mal expresados pero escritos con el corazón,y es aquí uno de ellos.

1 comentario:

Joan dijo...

Hola Piedad, soy Joan, tu informático. Ya te he dicho esta mañana cuando estabamos creando el blog, que esta tarde entraria haber si habias hecho bien los deberes, y veo que si, que has publicado correctamente este texto en tu blog.
Me acuerdo el primer dia que fui a tu casa a instalar el ordenador, que me decias: Ayy Joan, si yo ya tengo muchos años para llevar un ordenador, y encima soy invidente, me va a ser imposible aprender... y la verdad que estoy muy contento con la velocidad a la que has aprendido a llevar todo el ordenador, ya eres toda una profesional.
Si en un año has avanzado tanto, de aquí a medio año, me quitas a mi el trabajo jaja.
Bueno Piedad hasta aquí mi comentario. Si tienes alguna duda sobre algo del blog o de tu ordenador, ya sabes donde encontrarnos.
Saludos
Joan