domingo, 25 de abril de 2021

Cuarto trastero

Queridos amigos, me paso  de nuevo por aquí para deciros que me siento mucho mejor aunque todavía necesito ayuda. Os dejo este escrito de hace algún tiempo y espero que os guste.
 
CUARTO TRASTERO
 
Muchas cosas son las que se guardan en un cuarto trastero, que nunca serán utilizadas por las personas que allí las dejaron un día.
Entre los cachivaches que allí se encontraban, se hallaba un zapato de charol negro y una bamba blanca. Se miraron y los dos sonrieron. El zapato, algo polvoriento, se atrevió a decir:
"Hola, querida bamba. No te había visto antes por aquí".
"es que hace pocos días que me trajeron."
"Pues yo hace mucho tiempo que llegué. Creo que ya no se acuerdan que me dejaron en este cuarto trastero, el día que perdí a mi pareja."
"Qué horror! Tan nuevo que se te ve y ya estás sin pareja. Qué pasó, pues?"
"Un accidente doméstico. Un frasco de pintura acabó con su vida, al derramarse sobre él".
"Terrible, verdad? – comentó la bamba.
"Ya ves... aquí me dejaron y aquí estoy con lo guapo que ere. Si embargo, ahora estoy sucio y polvoriento."
"Bueno, a mí me pasó algo parecido" – dijo ella al tiempo que le sonreía.
"Que le pasó a tu pareja?" – preguntó el.
"Un accidente de campo acabó con su presencia. Fue arrastrada por las aguas de una rio."
"Que triste, verdad?
"Si... ahora me siento muy sola y abandonada."
"Igualmente me siento yo. De que bando eres tu? – preguntó el zapato.
"Yo soy de izquierdas, y tu?"
"Yo soy de derechas."
Volvieron a sonreír sacando la lengüeta, en señal de complicidad.
"Podríamos ser pareja! – dijo él con entusiasmo, por tal de volver a ver la luz de la calle.
"Pareja?- preguntó ella sorprendida. Un zapato de charol con una bamba...! Jajajajaja – estalló en carcajada después de reflexionar unos segundos.
"Por qué te ríes?" No te gusta la idea? Solo necesitamos unos pies desnudos que nos saquen de aquí".
"Es que me hace mucha gracia verme como pareja tuya. Tú tan negro y brillante... y yo blanca y sin brillo... pues la verdad es que se va a notar un poco"
"Y qué? Yo soy tan fuerte como tú... incluso ... hasta me veo más elegante y todo."
 
Llegó el carnaval y con él los disfraces. Alguien entró en el cuarto trastero buscando algo que le faltaba.
Ya está! oyeron decir.
Unas manos cogieron al zapato y a la bamba y a continuación, unos pies se introdujeron dentro de ellos. Liberados de polvo, respiraron el aire puro de la tarda – noche, mientras paseaban por las calles del pueblo, bajo aquella máscara que los movía con garbo y salero.
"Soy la noche y el día, elegancia y sport a la vez" – contestaba la disfrazada, cuando a su paso le preguntaban "De que te has disfrazado?"
 
Una apuesta entre los concurrentes, los llevaron al día siguiente al campo, donde tendrían que exhibirse con el mismo garbo que en la ciudad.
 
Caminos polvorientos...subidas...bajadas... charcos, barro... piedras... y un  trayecto inacabable. El zapato estaba agotadísimo. Su brillo brillaba por su ausencia. Rayado, despellejado, se sentía agonizar bajo aquellos pies que lo aplastaban sobre las piedras del camino. Entonces, miró a su pareja bamba, que resistía las inclemencias del terreno como si tal cosa... como si andara  por las baldosas del salón, aunque eso sí, cubiertas de polvo pero ligera en su carrera. Entonces se sintió avergonzado por haber presumido de fuerte y elegante.
Apenado, se miró una vez más mientras se hacía mil preguntas.
"Recuperaré mi estado anterior? Volveré a brillar? Me llevarán otra vez al cuarto trastero? Oh, Dios, estoy  cansadísimo , reventado y hecho polvo.. y nunca mejor dicho. Ya no tengo color ni brillo, que desgraciado he sido en mi corta vida.
 
Piedad Martos Lorente
 
24 de mayo de 2020

sábado, 6 de marzo de 2021

Desde el 18 de diciembre de 2020

Queridos amigos, después de tanto tiempo  paso a deciros el motivo de mi ausencia. El pasado 18 de diciembre tuve un ictus y he estado mes y medio en el hospital. Ahora estoy en casa de mi hermana pero aun no estoy recuperada al cien por cien. Tengo la mano  y la pierna derecha afectadas de movilidad. Me cuesta mover dichas extremidades aunque estoy haciendo rehabilitación para que pronto pueda volver a estar como antes de la dichosa fecha del 18 de diciembre. Estoy segura que lo conseguiré, por mi no quedará, tengo mucha voluntad y ganas y eso es lo importante! Ahora mismo no puedo escribir y me están ayudando pero como os he dicho espero pronto volver a escribir en el blog.
Y sin mas, recibid un beso de vuestra amiga Piedad.

jueves, 3 de diciembre de 2020

RECICLANDO

Os presento otro trabajo.

 

Esta nueva técnica la aprendí hace tiempo y la dejé aparcada. Ahora la he reanudado para hacer este lapicero que voy a regalar.

Para ello he necesitado un tetrabrik de zumo, papel de periódico, cola de carpintero, papel de cocina, una bandeja blanca de poliestireno y pintura acrílica metalizada.

He dado una capa de cola, acto seguido he pegado un papel de periódico y después he ido pegando trozos de corcho. Una vez seca la cola, eh vuelto a dar otra capa y acto seguido he colocado un papel de cocina introduciéndolo entre los espacios vacíos. Cuando ha estado seco he vuelto a colocar otro papel haciendo la misma operación. Después he vuelto a dar otra capa de cola y una vez bien seca, Montse, mi sobrina y acompañante, ha sido la encargada de darle color con pintura… esto último es más delicado para mí, aunque si no la tuviera a ella también me atrevería.

Así que todos los días son buenos para aprender a hacer cosas nuevas y, sobre todo, para despertar las neuronas y distraer la mente para que deje de dar vueltas buscando aquello que nunca ha de volver.

 

 

LO QUE UN DÍA PERDÍ

 

Busco alegría en mi tristeza,

luz en mi oscuridad,

tu voz en el silencio

y tu presencia en mi soledad.

Y encuentro una sonrisa apagada,

una luz sin brillo ni color,

tu voz callada

y tu recuerdo en mi corazón.

El lugar que ocupó el tuyo

desde aquel día de verano,

cuando tus ojos miraron los míos

y los dos nos dimo la mano.

Mi corazón se abrió para ti

y en el tuyo encontró la felicidad,

por eso busco lo que perdí

después de tu enfermedad.

 

Busco… pero nada hallo…

la luz se apagó igual que la alegría,

los sueños se los llevó el viento

y mi alma quedó vacía.

Por eso me refugio en el ayer

y en aquello que alegró mi vida,

si de nuevo lo pudiera obtener…

sería el bálsamo para cerrar mi herida.

Pero no tengo luz

ni sueños por los que luchar,

solo tengo el dolor

de ver rota mi felicidad.

 

 

Piedad Martos Lorente

 

viernes, 13 de noviembre de 2020

FELIZ FIN DE SEMANA

os comparto mi último trabajo de esta semana. Es una carterita de macramé. Puede servir para guardar las tarjetas, por ejemplo. A mi me ha servido para guardar las horas libres y para matar el tiempo antes que él me mate a mí, jajaja.

¿Os gusta?

***************

 

A veces me siento decaída de ánimos porque vivir en la oscuridad no es nada fácil. Siento rabia contra el destino pero luego reflexiono y pienso, que hay mucha gente que nunca tuvieron la oportunidad de ver con la vista todo aquello que no se  puede ver con el tacto ni con ningún otro sentido.
Aunque ahora vivo envuelta en esa oscuridad, un día supe como son los paisajes y los colores y doy gracias a Dios por ello.
*********
 
 
ME SIENTO AFORTUNADA
 
 
Porque tuve la suerte de conocer
como son las flores silvestres,
y el contracte de las amapolas
entre los trigales verdes.
Porque deshojé las margaritas
para que me hablaran de amor,
contemplé los campos sembrados
y los romero en flor.
Conocí las mariposas
con sus bonitos colores,
resaltando su belleza
por encima de las flores.
 
Conocí las rosas en el rosal,
a sus pies, los lirios morados,
los claveles en la maceta
y en la ventana, los geranios.
Porque conocí el horizonte
y el amanecer rojizo,
las sombras de la noche
y las aceitunas en los olivos.
En la distancia vi las montañas,
de cerca los árboles en flor,
y los frutos en sus ramas
dándole color.
 
De blanco se vistieron los almendros
en la orilla del camino,
ofreciendo su hermosura
a los majestuosos pinos.
Ese blanco rosado
que me enamoraba al verlo…
porque tuve la suerte de saber
como es la flor del almendro.
 
También conocí el cielo azul
y bajo él las nubes blancas,
los astros en el firmamento
en las noches claras.
Vi el vuelo de las aves,
los pajarillos en sus nidos,
y el cuidado de sus madres
hacia sus hijos queridos.
 
Por eso me siento afortunada
porque un día tuve la suerte,
de conocer en directo las imágenes
que hoy llevo gravadas en la mente.
Esos pequeños paisajes
que viven en el recuerdo,
siempre los llevo conmigo
porque son los únicos que tengo.
 
Aquellos tiempos lejanos
de luz y esplendor,
siguen iluminando la oscuridad
que un día me alcanzó.
Y aunque en ella me veo envuelta
me siento afortunada,
porque conocí la puesta de sol
y los claros de la madrugada.
 
 
Piedad Martos Lorente
 
 

jueves, 29 de octubre de 2020

POR MIS MAYORES

Ahora que los años van pasando y mi infancia quedó atrás, recuerdo aquella época, cuando mi abuela me explicaba sus historias, las cuales comparto con todos ustedes no sin antes agradecerles sus comentarios.

 

HISTORIETAS DE MI ABUELA

 

Te voy a contar un cuento

que mi abuela me contaba,

cuando yo era niña

y que a mí tanto me gustaba.

Eran historias muy bonitas

con valores muy preciados,

que enseñaban a los niños

a ser leales y educados.

A caminar por la vida

con la bondad en la mano,

y a tratar al prójimo

como si fuera tu propio hermano.

Y aunque eso ya se ha perdido

yo te quiero recordar,

que para ser respetado

también tienes que respetar.

 

Me contaba mi abuela

que había un ancianito,

que a la gente se presentaba

pidiendo limosna y auxilio.

Y a aquellos que le ayudaban

riquezas recibían,

después que el ancianito

en silencio desaparecía.

 

Premiaba el trabajo

del campesino con fe,

cuando el anciano preguntaba:

"buen hombre, ¿qué hace usted?"

"Estoy sembrando trigo

a ver si Dios quisiera,

que este año tenga suerte

y la cosecha sea buena."

 

El anciano desaparecía

sin más explicación,

y Dios ayudó al campesino

por su sincera contestación.

La cosecha fue excelente

como nunca antes había sido,

y el campesino daba gracias a Dios

por el milagro recibido.

 

Un día llegó a una casa

cansado y sediento,

pidió posada y agua

y fue expulsado al momento.

Le echaron los perros

sin contemplaciones ni piedad,

"echad afuera a ese viejo

que no moleste más.

Aquí no hay agua

ni tampoco hay posada,

para un forastero haraposo

que engaña con la mirada."

 

El ancianito se alejó

dejando a tras la casa adinerada,

donde la pobreza de los demás

al rico nada le importaba.

Entonces la pobreza llegó a ella

y el rico pobre se quedó,

los perros se murieron

y nadie le ayudó.

 

Después llegó a un humilde hogar

agotado por el cansancio,

donde le ofrecieron agua y pan

y un lecho para su descanso.

Al llegar el nuevo día

el lecho vacío estaba,

y la fortuna sonreía

a quien allí habitaba.

 

Muchas historias eran

las que mi abuela explicaba,

con la familia reunida

pasando la velada.

Aquellas noches de invierno

al calor del hogar,

recibíamos lecciones

de amor y humanidad.

 

Te he contado un cuento

de los que mi abuela me contaba,

y aunque sus cuentos eran cuento

con ellos educaba.

 

Piedad Martos Lorente

 

martes, 29 de septiembre de 2020

ENTRE MANUALIDADES Y SENTIMIENTOS

Os presento mi último trabajo: un bolso de macramé para mi hermana.
Una buena herramienta para combatir el aburrimiento cuando se tiene mucho tiempo libre y el pensamiento va donde no debe ir.
Es aquí el resultado de los fines de semana de tres meses. ¿Os gusta?

El unirlo por los lados y el acabado de dentro, es decir, el forro, ha corrido a cargo de mi hermana.
************************

Nudo a nudo
entre marañas de hilos,
las horas pasaron
hasta verlo tejido.
Con paciencia y voluntad
todo llega a su fin,
hoy os lo puedo presentar
porque nunca me rendí.
*************

 

Abrazos de gratitud por el tiempo que dedicáis a leerme y comentar.

También mando besos a mis Arcángeles que me iluminan desde el cielo en el día de su onomástica.

*****************

 

TUVE

 

Una vez tuve mis manos llenas

y mis brazos tuve arropados,

el alma tuve plena

y mi corazón acompañado.

Tuve sueños cumplidos

mientras otros fueron frustrados,

tuve rosas con espinas

y la felicidad a mi lado.

tuve la luz de tus ojos

que iluminó mi camino,

y el amor que me diste

fue mi fiel amigo.

 

Mas de pronto tu luz se ha pagó

y mi andadura se hizo pesada,

las rosas se deshojaron

y las espinas me quedaron clavadas.

Hirieron mi corazón

y mi alma quedó vacía,

mis brazos quedaron desnudos

y sin nada las manos mías.

Ya no tengo nada que hacer

porque tú no estás a mi lado,

fuiste la razón de mi ser

y sin ti todo se ha acabado.

 

Sin embargo siento tu presencia

y aunque sé que no volverás,

deseo tu vuelta…

pues con ella volvería la felicidad.

Porque sigo soñando

y sueño con volver a verte

entrando por esa puerta cerrada

para fundirme en tus brazos, besarte y tenerte.

Y aunque tengo mis brazos desnudos

y mi alma la tengo vacía,

tengo un hogar seguro

en el que tu recuerdo me hace compañía.

 

Piedad Martos Lorente

 

29 de septiembre de 2020

 

 

martes, 8 de septiembre de 2020

¡GRACIAS!

Gracias a todos y todas por las felicitaciones que me habéis dejado en la entrada anterior por mi cumple.
 
avanzamos por el mes de septiembre hacia el otoño, que lo tenemos a la vuelta de la esquina. Deseo que nos sea grato y no nos trate mal.
A ver si podemos recortar este virus maldito, que nos está haciendo la puñeta.
oy le voy a cantar así, jajaja.
 
 
 

AUNQUE SEA UNA PESADILLA NO TE QUITES LA MASCARILLA

 

Este virus es un tormento

que vive en mi pensamiento

y no puedo olvidar,

llevar la mascarilla

es una pesadilla

porque me hace sudar.

***********

Pero es preferible pasar calor

rascarte si tienes picor

antes que enfermar,

así que boca cerrada

nariz tapada

y vamos a callar.

***********

Mañana será otro día

quizá con más alegría

y mejor humor,

venceremos la batalla

si no tiramos la toalla

antes que salga el sol.

***********

Y cuando se valla el verano

el otoño nos dará la mano

y con él refrescará,

la mascarilla servirá de bufanda

tendrá más demanda

y todos la llevarán.

*********

Y el día que nos libremos de ella

porque todo llega y todo pasa,

le pondremos una querella

al virus que invadió nuestra casa

y se hizo con ella

dejándonos la desgracia.

******

Cerraremos puertas y ventanas

le prohibiremos la entrada

que no nos toque las narices,

pondremos defensas y barreras

invisibles rejas

y todos seremos felices.

*********

 

Piedad Martos Lorente

 

8  de septiembre de 2020