lunes, 17 de junio de 2019

Detalles de comunión

Siempre digo que hay que matar el tiempo libre, antes que el tiempo me mate a mí.

 

Varias semanas me ha llevado hacer este trabajo que hoy os presento. El resultado podéis verlo… creo que ha merecido la pena, por lo menos, a mí me ha gustado. Es una cesta de periódico pintada y adornada con flores hechas de cartulina, para llevar los detalles, también obra mía, para una niña de primera comunión.

A la niña, que es una joya, le ha encantado e igual que a sus padres, y a mí me gusta que les guste.

Por todo ello doy gracias. Gracias también a todos ustedes por vuestros comentarios.

 

GRACIAS, SEÑOR

 

Hoy te doy gracias, Señor,

por el nuevo día que veo amanecer,

por el aire que respiro

y por el pan que voy a comer.

Por tener dos piernas sanas

con las que puedo andar,

y dos brazos libres

para poder abrazar.

 

Por la lucidez de mi mente

que ilumina mi camino,

por las personas que me adoran

y el cariño que recibo.

Por saber donde estoy

y a donde quiero ir,

por ser como soy

y poder decidir.

 

Por ver con los ojos del tacto

entre otros sentidos,

por todo lo bueno que tuve

en los años vividos.

Por todo ello, Señor,

hoy te doy las gracias,

por todo lo que me rodea

y la salud que me acompaña.

 

Y aunque triste tengo el corazón

porque mi amor ya no está conmigo,

hoy te digo: gracias, Señor,

sé que él está contigo.

 

 

Piedad Martos Lorente

miércoles, 29 de mayo de 2019

EL HOMBRE PROPONE Y DIOS DISPONE

Siempre oí decir a mis mayores esta frase: "el hombre propone y Dios dispone."
eso es lo que suele pasar muchas veces. Nos marcamos una meta y luego, por motivos ajenos a nuestra voluntad, la vida te cambia...
 
 

Mis padres me engendraron, me trajeron al mundo, me criaron y me educaron en la medida de sus posibilidades. No me dieron estudios y mucho menos carrera universitaria, no porque no quisieran, sino, porque en el lugar que vivíamos no había otra cosa que tierras para trabajar. No había escuelas ni tampoco había medios de transportes para ir al pueblo a estudiar.

Pero eso sí, me enseñaron los valores más importantes que un ser humano debe aprender para crecer como persona y ser respetado.

Entre otras cosas, me enseñaron a ser leal, a ser fiel a mi palabra y a respetar a los demás.

 

Como digo, mis padres me trajeron al mundo y Dios me eligió… Bueno, no sé si Dios o el destino, el caso es que fui elegida para dar ejemplo en situaciones difíciles.

Dios me presentó a la vida vestida de colores… bueno, quizá era yo la que la veía así, vestida de color rosa, porque todo era alegría y felicidad.

Conocí el amanecer con los rayos rojizos del sol dejando atrás la noche. El azul del cielo y bajo él, las nubes blancas suaves y esponjosas como el algodón formando figuras movidas por el viento.

Conocí la puesta del sol dando paso al crepúsculo, los astros del cielo en la oscuridad de la noche, la luna, las estrellas y los luceros.

Conocí las sierras y montañas hasta llegar al horizonte, los ríos y cascadas de agua cristalina. Las flores silvestres y los jardines de las ciudades. Las amapolas rojas entre los trigales verdes, los lirios morados, margaritas, maravillas y, las mariposas posándose sobre sus pétalos. Sí, conocí los colores y paisajes y la belleza de la Naturaleza. Los pajarillos tejiendo sus nidos y esos animales… esos animales que hoy en día los niños conocen fileteados en el plato a la hora de comer, al no ser que el colegio los lleven a la granja escuela.

 

Una vez visto el comienzo de lo que sería mi andadura por la vida, el destino, y en este caso estoy segura de ello, se interpuso en mi camino. Me apagó la luz del día, mejor dicho, la luz de la vida haciendo que desapareciera con ella todo lo hermoso vivido hasta entonces. Paisajes, colores, cielo, astros, amaneceres y anocheceres.

Me apagó la luz y me enseñó a andar entre tinieblas, pero no me quitó las ilusiones y las ganas de vivir, de luchar y superar los obstáculos. De crecer como persona, de casarme y formar mi propia familia.

Más de una vez oí decir a alguien de mi alrededor: "¿por qué se arregla esa? Ella no se va a casar".

"tú no te vas a casar".

Esas palabras me dolieron en el alma, pero al mismo tiempo me hicieron ser más fuerte y luchar con más ganas.

"¿Por qué yo no me puedo casar? ¿a caso tú eres más mujer que yo? ¿Por qué? Porque tú tienes la suerte de ver donde pisas y ver la mirada de tu interlocutor ¿no? Qué equivocadas estáis todas… vosotras y todas las que piensan como vosotras. Pues ahora os voy a dar una lección, no lo olvidéis."

Esos fueron mis pensamientos y ahí comenzó mi lucha interior.

Logré no hundirme ni caer en la desesperación, sino crecer como mujer. Aprender todo lo que me fue posible dentro de mis limitaciones y ser menos dependiente.

Logré cumplir mi sueño: casarme y formar mi propio hogar junto a un hombre que me admiraba y me valoraba sin tener en cuenta mis dificultades. Un hombre que me quiso como no se puede querer más y al que no puedo olvidar.

Él se fue, pero yo sigo mi andadura por este mundo de obstáculos, pero siempre positiva.

Tengo la ventaja de poder leer con los ojos cerrados, de planchar las rallas de los pantalones perfectamente sin necesidad de tener luz, y tantas, tantas cosas mas... que me hace pensar que los ciegos no somos los que no vemos, sino los ciegos mentales.

martes, 14 de mayo de 2019

PARA USTEDES

Amigas y amigos.

Sé que muchos de ustedes me han preguntado cómo poderse hacer seguidores míos.

Siento no poder ayudarles ya que yo tampoco sé cómo hacerlo. Me costó mucho abrirme esta página, incluso tuve que pedir ayuda porque el lector de pantalla no lee según que cosas. Yo, para seguirles a ustedes tengo que buscar los enlaces que quedan en comentarios y entrar desde ahí. Por eso hay veces que me tardo en visitaros, pero es que no me es fácil.

Os agradezco a todos vuestro seguimiento, así como los comentarios que me dejáis.

 

Es difícil navegar

sin remos ni motores,

solo con la ilusión de encontrar

otros hermosos rincones

que me hagan imaginar

un mundo de colores.

 

***************

 

Es difícil navegar

sin luces ni guía,

solo con la ilusión de encontrar

el amanecer de un nuevo día

que me lleve a soñar

con esperanza y alegría.

 

*********

 

Es difícil andar entre tinieblas

con los farolillos apagados,

solo con la luz de la intuición

que siempre llevo a mi lado.

 

*********

 

Es difícil navegar

sin luna ni sol,

pero no es difícil encontrar

amigos de buen corazón.

 

 

Piedad.

lunes, 29 de abril de 2019

FLORES DE PAPEL

Hoy cambio los relatos por manualidades.

Os presento uno de mis trabajos.

El centro está hecho con ganchillo y de trapillo. Las flores están hechas con papel higiénico. ¿Os gustan? Mis manos las ven bonitas y a falta de jardín… ¿Qué más se puede pedir?

 

En mis manos nacieron

entre papel y tijera,

para alegrar el hogar

celebrando la primavera.

 

domingo, 14 de abril de 2019

FELIZ SEMANA SANTA

Amigas y amigos, en este domingo de ramos, os quiero dar las gracias por vuestras visitas y comentarios.
Os deseo que tengáis feliz semana Santa.
En unos días no podré visitar vuestro espacio, pero en cuanto me sea posible pasaré a saludaros.
 
 

Fe y devoción

en estos días van unidas,

para orar al Señor

que con tanto amor, dio su vida.

 

Nos enseñó el camino de la Fe

y el camino de la bondad,

donde muere la mentira

y vive la verdad.

 

Sus enseñanzas quedaron prendidas

para el que las quiera coger,

él es el camino del respeto

en el que debemos aprender.

 

Él abrazó el dolor

siendo crucificado,

y al padre, por el mundo rogó

para que este fuera perdonado.

 

Honremos y respetemos

haciendo honor a sus enseñanzas,

y bendiga nuestro camino

en este valle de lágrimas.

 

Piedad Martos

 

14 de abril de 2019

martes, 26 de marzo de 2019

PLATO DEL DÍA ADEREZADO CON UNAS GOTAS DE HUMOR

BUSCANDO CLIENTES

 

 Conversación telefónica entre un vendedor y un ama de casa, que está hasta el moño de escuchar todos los días lo mismo. El hombre intenta sacar provecho de sus palabras con las que intenta convencer a la mujer.

 

mujer: ¿diga?

HOMBRE: Buenas tardes, señora. ¿Es usted la titular de la línea de su teléfono?

MUJER: Si.

HOMBRE: Encantado de saludarla, señora. Me presento. Mi nombre es Alfredo y le llamo de la compañía telefónica Bodaf…

MUJER: ¿Otra vez vosotros? Sois más pesados que una vaca en brazos. Ayer os dije que no me interesa. Yo quiero saber dónde está la protección de datos. ¿Quién te ha dado mi número?

HOMBRE: La compañía en la que tiene contratado sus servicios. Nosotros le ofrecemos mejor servicio y mejor precio. ¿Qué compañía tiene usted contratada?

MUJER: En la misma que según tú te han facilitado el número de teléfono, que todavía no entiendo dónde está la protección de datos.

HOMBRE: No me entiende, señora. … ¿Me puede decir qué compañía es la suya?

MUJER: Te lo acabo de decir, esa que te ha facilitado el número de teléfono. Si lo sabes, ¿para qué preguntas?

HOMBRE: No me entiende. Esto es automático y no sale el nombre de la compañía. ¿Cuánto paga cada mes?

MUJER: No lo sé. Eso lo paga mi hijo (mentira, es soltera sin hijos). Además, mi hijo trabaja en una compañía telefónica y no querrás que le quite a él el trabajo para dártelo a ti.

HOMBRE: Ya. Entiendo. ¿¿Dónde trabaja su hijo?

MUJER: Y qué sé yo. A mí se me olvidan los nombres. Lo mismo que has buscado mi número, búscalo a él.

HOMBRE: ¿Cómo se llama su hijo?

MUJER: Mi hijo se llama Mariano. Marianico para los amigos.

HOMBRE: ¿Y el apellido?

MUJER: El apellido… el apellido… el segundo apellido es el mío, pero el de su padre ahora no me acuerdo.

HOMBRE: ¿No se acuerda cómo se llama su marido?

MUJER: Hace tanto tiempo que se fue al otro mundo… Se llamaba Pepe. El tío Pepe le llamaban muchos, sobre todo sus sobrinos. Pero no el tío Pepe el de la botella…

HOMBRE: ¿Su marido se llamaba Pepe Botella?

MUJER: No, mi marido era el tío Pepe, solo el tío Pepe, no creas que era el tío Pepe ese del anuncio que bailaba la botella.

HOMBRE: ¿Dónde podría encontrar a su hijo?

MUJER: Búscalo igual que me has buscado a mí.

HOMBRE: Pero si no sé como se llama…

MUJER: Espera, que boy a buscar en la agenda. H, h, h, h…

HOMBRE: ¿El apellido de su hijo comienza por h?

MUJER: No, para no equivocarme, en la agenda pongo: hijo mío, y así yo sé que es mi hijo, ¿sabes?

HOMBRE: Comprendo.

MUJER: Ya lo tengo. Apunta: 777 000 00…

HOMBRE: Perdone, señora. Este número no es correcto.

MUJER: Claro, si no me has dejado acabar la cifra, me falta el último.

HOMBRE: Es el primer número… ese número no es correcto.

MUJER: Vamos, hombre, ahora me vas a decir que el número no es correcto. Lo sabrás tú mejor que yo.

HOMBRE: Disculpe, no quería decir eso. El primer número es un siete y por eso no es correcto.

MUJER: Mira, muchacho, ese número está bien. El número, que es lo único que no se me ha olvidado… ¿me vas a decir que no es correcto? Ese número lo tengo bien presente. Esos tres primeros números coinciden con la fecha de nacimiento de mi Marianico. Él nació el siete del siete a las siete de la mañana, así que mira si es correcto

HOMBRE: Mire, señora, mejor lo dejamos para otro día. Perdone las molestias.

MUJER: Bueno… si quieres llamar mañana otra vez, a lo mejor me acuerdo del apellido de mi hijo.

HOMBRE: No, dejémoslo así. Que tenga buena tarde.

 

La mujer sonríe después de colgar el auricular.

"¡Anda que te zurzan… ¡Qué pesados son! Si no son unos, son los otros, siempre igual. Todos quieren vender. O me hago la tonta o me toman el pelo…!"

 

 

Piedad Martos Lorente

 

marzo 2019

 

jueves, 7 de marzo de 2019

REFLEXIÓN

EL HADA DEL JARDÍN

 

Alba se columpiaba en el hermoso jardín de su casa, cuando una vez más se le presentó el hada del jardín, como así le llamaba ella. Desde hacía días, el hada le visitaba siempre que ella jugaba en aquel hermoso paraje.

El hada observaba los juegos de la niña, sin embargo, en sus ojos había tristeza y no la alegría de otras veces.

Alba, que era una niña muy inteligente, en seguida se dio cuenta de la preocupación que cubría su rostro.

 

-¿qué te pasa, por qué estás triste?

-Tengo miedo.

-¿Las hadas también tienen miedo?

-A veces.

-Pues yo no tengo miedo… bueno, por las noches, si estuviera sola también tendría miedo, pero mis papás nunca me dejan sola.

-Como debe ser. Los papás siempre tienen que cuidar de sus hijos y protegerlos de todo mal.

-¿Por qué tienes miedo, hada? ¿Tú no tienes papás?

-No, yo no tengo papás. Yo solo observo a los niños y niñas de todo el mundo.

 

En ese momento, dos lágrimas se deslizaron por las mejillas del hada.

-¿Por qué lloras?

-Lloro por esas flores tan hermosas que embellecen este jardín. Por esas plantas, por esos árboles que nos dan sombra para protegernos del sol de verano, por esos campos, por esas montañas que rozan el cielo allá en el horizonte, por los ríos que carecen de agua cristalina, por el cambio climático… Lloro por la madre naturaleza y lloro por esos niños y niñas que vendrán después a un planeta enfermo, cuya destrucción ha sido obra de la humanidad.

Lloro por el futuro de esas criaturitas.

Por la pérdida de los valores que hacen que las personas sean respetadas, por ese amor que tendría que existir entre los humanos y que en muchos casos ya no se conoce.

Yo que observo el mundo, veo que ya nada importa, que todo se pierde… y eso me hace llorar de pena.

 

Piedad Martos Lorente