martes, 4 de agosto de 2009

DESCANSO DE LECTURA.

Así es, hace unos días que acabé de leer “Los pilares de la tierra” y ahora estoy de descanso y no porque no me guste leer, sino porque ahora estoy entretenida con otras cosas por ejemplo: los juegos de conchi que son muy entretenidos y también gusta hacer algo diferente.

Hacía tiempo que quería leer este libro pero me daba miedo por su tamaño y por la lengua, ya que en Braille no está trascrito en castellano y en catalán había leído algo pero no 17 volúmenes como tiene “Los pilares de la tierra”, pero pensé que si leía un volumen también podía leer 17, así que me decidí por él aunque me ha llevado varios meses, pero ha merecido la pena. Me ha gustado y además me siento (no sé como decir) quizá diría feliz por haberlo leído en una lengua que me cuesta pronunciar, porque ha sido una experiencia nueva que repetiré en cuando tenga otra ocasión.
Otra cosa en la que ahora estoy ocupada es en preparar mis cuentos, porque me gustaría presentarme a otro concurso de la ONCE convocado para finales de año. Ahora estoy seleccionando los más apropiados para ello y mirando de cumplir con los requisitos exigentes de las bases del concurso. No lo hago pensando en ganar sino en participar porque sé que se presentan escritores de categoría con valores superiores a los míos. Bueno, en este caso quiero tener presente la frase que mi amiga Pilar me suele decir cuando digo que lo mío no tiene valor. Siempre se enfada cuando me oye decir eso y me reprocha con esta frase: “Nunca quieras ser más que nadie, pero menos tampoco”. Así que en este caso diré que soy una más, ni más ni menos. Pero de esto os hablaré quizá en el próximo año.

Pues hablando de cuentos, os voy a presentar uno que lo escribí especialmente para Marc en su primera comunión, aunque a él se lo hice en catalán. El texto es parecido al de “La niña que quiso aprender” que escribí el año pasado para el blog de Conchi y que todos vosotros/as ya conocéis. Pero es que me gustaría introducir en todos los niños y niñas el valor de la bondad y el respeto y, el amor que siento por la naturaleza y lo importante que ésta es para nuestra existencia. Por eso, cuando oigo en los medios informativos que está ardiendo el bosque se me encoge el corazón de impotencia y tristeza.
También le regalé otro de la ONCE escrito en vista y en tacto como ya sabéis por otras veces que he hablado de ello. Marc se sorprendió tanto del sistema Braille que solo me preguntaba una y otra vez y con los ojos cerrados queriendo imitarme: “¿Cómo puedes leer? ¿Cómo puedes recortar las ilustraciones? Yo cierro los ojos y no puedo hacer nada...”.

Es aquí el cuento.


EL CAMPESINITO BONDADOSO


ALEGRE Y FELIZ, ABEL CORRÍA Y SALTABA POR EL SENDERO QUE CONDUCE A LA CABAÑA DE SU ABUELO, DESEOSO DE LLEGAR JUNTO A ÉL CON EL FIN DE ESCUCHAR LAS HISTORIAS QUE ÉSTE LE NARRA Y QUE A ÉL TANTO LE GUSTA OÍR, AL TIEMPO QUE GRITA PARA HACERSE SENTIR.
-¡ABUELOOOOO...! ¡ABUELOOOOO...! ¡ABUELITOOOOO...! ¿Dónde ESTÁS?
-¡AQUÍ, SEMBRANDO TRIGO! -CONTESTA EL ABUELO AL OTRO LADO DE LA CABAÑA.

-¿POR QUÉ SIEMBRAS TRIGO ABUELO?
-PORQUE EL TRIGO ES UNO DE LOS MEJORES CEREALES PARA NUESTRA ALIMENTACIÓN. CON LA LLUVIA Y EL SOL CRECERÁ Y CUANDO SUS ESPIGAS ESTÉN DORADAS LO SEGARÉ Y UNA VEZ LIMPIO DE PAJA LO LLEVARÉ AL MOLINO A MOLER.
-ABUELITO, ¿Y PARA QUÉ LO MUELES?
-PARA HACER HARINA PARA LOS PANADEROS Y LOS PASTELEROS.
-¿Y PARA QUÉ QUIEREN ELLOS LA HARINA?
-¡PREGUNTAS MÁS QUE UN JUEZ, HIJO! ¡PUES PARA QUÉ VA A SER! PARA HACER PAN Y TODAS ESAS COSAS QUE A TI TANTO TE GUSTAN. GALLETAS, MAGDALENAS...
-¡AH! ¡YA LO ENTIENDO! ¡YO TAMBIÉN QUIERO SEMBRAR TRIGO! ¡QUIERO SER COMO TÚ!

ORGULLOSO POR LO QUE ABEL LE ACABABA DE DECIR, EL ABUELO SEÑALÓ CON CAÑAS UN TROZO DE TIERRA PARA QUE SU NIETO TUVIERA SU PROPIA PARCELA COMO UN CAMPESINO MÁS Y LE ENSEÑÓ A SEMBRAR TRIGO Y OTROS CEREALES, ASÍ COMO LOS CUIDADOS QUE ESTOS NECESITAN PARA SU CRECIMIENTO. Y CUANDO HUBO RECOGIDO SU COSECHA LA LLEVÓ AL MOLINO Y DESPUÉS REPARTIÓ EL PAN ENTRE LOS NIÑOS POBRES, SINTIÉNDOSE MÁS FELIZ TODAVÍA POR LA OBRA QUE HABÍA LLEVADO A CABO. I DESDE AQUÉL DÍA, TODO EL MUNDO LE LLAMÓ “EL CAMPESINITO BONDADOSO”.

7 comentarios:

Adrisol dijo...

que alegría que me das!!
me gusta sentirte siempre haciendo algo nuevo, algo que te gusta, que disfrutes..
felicitaciones, amiga!!
hermoso cuento porque has hecho al personaje muy solidario...
me encanta la idea que participes de un concurso, porque seguramente ganarás!!!
todo lo mejor para tí, amiga....

besosss

Isabel dijo...

Eres , eres , eres Piedad pa que decir nada más.

Ese libro lo leí ya hace algunos años y este verano y poquito a poco estoy con la continuación de los Pilares de la tierra que es Un mundo sin fin, me está gustando mucho. Así que ya sabes hay más.
Y sobre tu cuento que decirte... muy buena la enseñanza que dejas en él ¡ojala1llegará a los niños que buena falta hace para cuando sean adultos que sepan manejar el mundo mejor. El amor a la tierra es fundamental.
Yo como tu amiga Pilar también te animo para que sigas , la voluntad hace mucho y tu has demostrado que tienes mucha.
Y.... a ver si esta vez nos logramos "ver"

Conchi dijo...

Piedad, me uno a la frase de tu amiga Pilar. Eres una luchadora, así que sigue trabajando con la excusa del concurso y después para lo que sea, pero sigue escribiendo porque: primero, te gusta hacerlo; segundo, lo haces muy bien; tercero, transmites mensajes positivos y cuarto, tienes unas lectoras asíduas. Así que adelante!!!!
Seguro que a Marc le gustaría mucho tu cuento. Felicitaciones!
Y ahora ya sabes, a practicar con la cámara.
Un abrazo, amiga.
Conchi

Al golpito dijo...

Totalmente de acuerdo con tu amiga Pilar ... es una verdad enorme lo que te dice con su frase ... así que hazle caso y adelante.
Tu cuento me ha gustado mucho ... refleja sabiduría de un abuelo hacia su nieto ... compartir ... algo tan importante y que mucha gente olvida con frecuencia.
Un beso Piedad.

maracuyá dijo...

Piedad...qué razón tiene tu amiga Pilar. Nadie es más ni menos que nadie...todos somos únicos, diferentes.
Por ejemplo nunca podría haber leído yo, dicisiete volúmenes en varios meses, me hubiese llevado varios años...si es que por el camino no perdía el entusiasmo.

Me encanta que estés pensando presentarte al concurso de cuentos. Éste de hoy me ha gustado, el abuelo no sólo satisface la curiosidad del nieto, sino que le hace vivir la experiencia. Ese niño nunca olvidará el valor del trigo.

Una abraçada bonica

Sabela dijo...

¡Buenos días!, pásate por mi rincón tienes algo para tí.
Abrazos.

Piedad dijo...

Adrisol.
Isabel.
Conchi.
Al golpito.
Maracuyá.
Sabela.
Gracias a todas por vuestra visita y comentarios, que como ya sabéis me alegra mucho leerlos. Pues aquí sigo intentando hacer algo con mis cuentos para que estos cumplan las normativas del concurso aunque me faltan páginas, lo que quiere decir que tengo que seguir con alguna historia más para completar la colección y no sé si lo voy a lograr porque con este calor tengo la cabeza vacía como una calabaza jajaja, pero intentaré hacer algo...

Isabel, a ver si es verdad que nos vemos, ya sabes que yo lo espero con ansiedad...

Abrazos para todas y feliz domingo.